Residentes de Tampa Bay afirman que «por la gracia de Dios» evitaron los daños del huracán Ian

Los estragos causados por el huracán Ian siguen creciendo, pero hay una ciudad en específico que está agradeciendo a Dios por haberse salvado de lo que pudo haber sido una tragedia.

Ian produjo intensas lluvias acompañadas de fuertes vientos, por lo que parecía casi imposible que el sol volviera a brillar con fuerza en Tampa Bay después del temporal tan terrible que soportaron, pues ellos eran uno de los destinos predeterminados que el fenómeno recorrería.

Sus residentes hablaron con CBN News testificando por la gracia de Dios su ciudad no se convirtió en el epicentro del huracán, lo que le ha permitido a todos poder volver a su vida normal.

Alrededor de unas 300.000 personas de Hillsborough fueron evacuadas en lo que había sido pronosticado como la peor tormenta pero tras una avalancha de tráfico aproximándose a la ciudad les indicó que era seguro volver a casa, ya que en comparación con Florida, no había ningún tipo de daños.

“Y un huracán siempre hace un cambio directo con nosotros por alguna razón. Y lo volvió a hacer, gracias a Dios”, dijo Joyela Valentine, residente de Tampa.

“Acabamos de revisar mi casa hoy. Por la gracia de Dios, no habrá inundaciones. Puse sacos de arena. Cierra las puertas. Y pensando hoy si Ian viniera por nosotros, Dios mío, hubiera sido muy, muy malo”, agregó.

Mientras tanto, los que se quedaron dentro de sus casas soportando la tormenta afirman que realmente fue la “gracia de Dios” lo que salvó la ciudad y sus hogares.

“Había muchos escombros golpeando mi casa. Muchos sonidos golpean mi casa. Definitivamente estaba orando a Dios”, dijo Kevion Ketchum, un residente.

Pero en contraste con Tampa Bay, la consta suroeste si resultó afectada por los vientos que volvieron a intensificarse en categoría 4 que los azotó con una marejada ciclónica, por lo que distintas organizaciones cristianas ya está trabajando para ayudar.

“Estamos aquí en Naples, Florida, donde los residentes se están recuperando después del huracán Ian”, dijo David Wright, gerente senior de implementación de Operación Bendición de CBN.

“También nos estamos asociando con pastores en el área para ayudar a encontrar la mayor necesidad”, dijo agregó.

Aunado a ello, el pastor Russell Benson de la Iglesia de la Nación, en Orlando, explicó que aunque es difícil comprender porque ocurren este tipo de situaciones, la bondad de Dios actúa para llevarnos a superar cada una de ellas.

“Quiero alentarlos porque Dios está con ustedes incluso en medio de la tormenta. No importa cuál sea tu prueba. Puede ser un huracán físico o puede ser algo espiritual en tu vida por lo que estás pasando”, dijo Benson.

“El Señor está allí, y allí para ofrecerte consuelo y paz durante la tormenta. Así que comunícate con él”, agregó.

Las personas siguen muy agradecidas de que sean muy mínimos los daños que causó Ian, ya que las oraciones hicieron que Dios les mantuviera con vida.

La explicación de los expertos dicen que el mismo temporal provocó que esa marejada ciclónica fuera a la inversa, lo que hizo que el agua «desapareciera» y con ella se evitara que el impacto de Ian causara inundaciones, lo que permitió que no hubieran daños tan grandes como en Florida.