Pastor canadiense encarcelado por celebrar culto durante el Covid celebra el indulto

Un pastor de Alberta (Canadá), que fue encarcelado en repetidas ocasiones por no cerrar su iglesia, elogió el plan del nuevo primer ministro de la provincia para perdonar e indemnizar a los detenidos y multados por los protocolos del COVID-19.

Pawlowski, que ahora se presenta como candidato a un cargo político tras convertirse en líder del Partido de la Independencia de Alberta en septiembre, ha sufrido múltiples detenciones dramáticas durante la pandemia, incluyendo una vez en medio de una concurrida autopista de Calgary cuando volvía a casa de la iglesia y otra vez en la pista del Aeropuerto Internacional de Calgary tras una gira de conferencias en Estados Unidos.

La primera ministra de Alberta, Danielle Smith, que tomó posesión de su cargo el 11 de octubre, es la primera dirigente canadiense que se disculpa por la discriminación de las personas no vacunadas en Canadá, país que cuenta con algunas de las obligaciones más estrictas del mundo en materia de COVID-19.

En un discurso pronunciado el sábado en la asamblea general anual del Partido Conservador Unido, Smith señaló que los pastores detenidos en la provincia «le vienen a la cabeza» cuando piensa en las personas que fueron injustamente sancionadas por desobedecer las normas COVID del país.

Las medidas represivas contra el clero en la provincia de Alberta, generalmente conservadora, han ocupado los titulares internacionales. La policía atrincheró las iglesias y encarceló a varios pastores, entre ellos el pastor Tim Stephens, que fue detenido después de que un helicóptero de la policía encontrara al parecer a su congregación de Calgary reunida en el exterior.

Las múltiples detenciones de Stephens delante de sus hijos pequeños hicieron que el senador republicano Josh Hawley instara a la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de Estados Unidos (USCIRF) a considerar la posibilidad de incluir a Canadá en su lista de vigilancia. La Legislatura del Estado de Ohio aprobó una resolución que se hace eco del sentimiento de Hawley.

A principios de este año, Pawlowski pasó 51 días en la cárcel tras ser detenido después de un discurso dirigido a los camioneros que bloqueaban el paso fronterizo de Estados Unidos en Coutts, Alberta, en protesta por el mandato de vacunación de Canadá. El pastor declaró a Fox News Digital, tras ser puesto en libertad, que fue maltratado y humillado por las autoridades penitenciarias, y que algunos guardias intentaron convencer a otros reclusos para que le hicieran daño, pero que se negaron.

Muchos de los cargos contra Pawlowski fueron retirados en junio tras su apelación, pero todavía tiene multas pendientes que suman cientos de miles de dólares por mantener su iglesia abierta y alimentar a los sin techo desafiando al gobierno.

Pawlowski, a quien le preocupa que los canadienses se hayan vuelto complacientes con lo que, según él, es una creciente tiranía en el país, dijo que nunca habría venido a Canadá después de crecer bajo el comunismo en Polonia si hubiera sabido a lo que se enfrentaría.

«No se permite cuestionar a los gobiernos, no se permite cuestionar a los principales medios de comunicación, al igual que durante mi infancia, cuando crecía detrás del Telón de Acero en Polonia bajo las botas de los soviéticos», dijo.

Señalando que algunas tácticas en las democracias occidentales hoy en día son «idénticas» a las que él experimentó cuando crecía en un país comunista, dijo: «Es el mismo miedo y terror, la censura, la deploración. Perderás tu trabajo, no conseguirás un empleo. Así que esto sigue ocurriendo aquí».

Pawlowski rechazó los posibles argumentos de quienes se oponen a que un pastor se involucre en la política, señalando que la democracia norteamericana fue fundada en parte por miembros del clero políticamente activos, y señaló que Alberta prosperó específicamente bajo los antiguos primeros ministros William Aberhart y Ernest Manning, ambos pastores.

«Soy un canadiense, un canadiense libre; libre de rendir culto como me parezca, libre de defender lo que creo que es correcto», dijo Pawlowski. «¿Debemos tirar todo eso y mudarnos a Arabia Saudí? Creo que Justin Trudeau encajaría perfectamente allí. O quizás Corea del Norte sería mejor para él. Le encanta la dictadura. Le compraré un billete. Ve, por favor, disfrútalo».

A pesar de alabar su retórica, Pawlowski expresó su escepticismo de que la nueva primera ministra cumpla sus promesas, especialmente porque varios de los ministros del gabinete de Smith sirvieron en la administración anterior, incluyendo algunas personas que él alega estuvieron íntimamente involucradas en su persecución.

«Por mucho que me guste que se haya disculpado públicamente, no creo que tenga la audacia y el valor de hacer lo correcto para perseguir a los villanos», dijo Pawlowski. Afirmó que aún no se le ha ofrecido la oportunidad de sentarse con Smith, pero que le gustaría reunirse con ella.