NIÑA ALDEANA ACUDE A JESÚS TRAS ENCONTRAR BIBLIA EN UN ÁRBOL

Mientras buscaba comida en la selva, Mai encontró una bolsa de plástico colgada de un árbol, dentro de la bolsa se encontraban materiales evangelísticos. Días después la pequeña de 10 años fue tocada por Dios, transformando su vida por completo para ser luz en su población.

Cerca de su remota aldea en el sudeste asiático, Mai se encontraba buscando comida con su madre, cuando vio una bolsa de plástico colgada de un árbol. La escena inusual le llamó la atención y corrió a buscarla, descubriendo a su vez materiales de evangelización y varios folletos cristianos. 

Fascinada, la niña le contó a su padre sobre el descubrimiento, pero para decepción de Mai, a él no le importó. Obedeciendo a su padre, la niña tiró los materiales cristianos a la basura pero guardó un libro (la biblia); lo guardó debajo de la almohada y empezó a leerla varias veces durante los siguientes años.

Tiempo después, un vecino de Mai abrió una iglesia en el pueblo y comenzó a compartir el Evangelio. La pequeña, ya adolescente, comenzó a asistir a la iglesia y a aprender sobre la Biblia. Después de reconocer el contenido bíblico. Mai entregó su vida a Jesús. Tiempo después, la iglesia ayudó a la joven a asistir a la universidad, convirtiéndose en maestra. 

Ethan Chase, líder de la Misión Cristiana Internacional, escuchó su testimonio de cómo una bolsa con materiales cristianos había cambiado la vida de Mai. Él hizo memoria, pues la bolsa que encontró la niña había sido enviada por él durante las caminatas de oración. Era como sembrar semillas en el campo y confiar en Dios para plantarlas en tierra fértil.