Milagros en el plató de «The Chosen»: Los directores hablan del «tiempo de Dios» tras las cámaras

Dos veteranos productores del fenómeno mundial The Chosen dicen que han visto la mano de Dios actuar en múltiples ocasiones en el plató, incluso en momentos en los que el reparto y el equipo estaban cansados y estresados, listos para rendirse e irse a casa por ese día.

Los productores Chad Gundersen y Chris Juen dicen que esos momentos -que ellos llaman milagrosos- sirven para recordar el tema de la serie: el poder de Jesús.

Gundersen, que ha trabajado en proyectos basados en la fe como el National Bible Bee Game Show y Owlegories, dijo que vio la mano de Dios trabajando durante una escena de la segunda temporada que estaba programada para ser filmada en un lago. Sin embargo, una espesa niebla sobre el agua impidió que se rodara la escena.

«Estuvimos sentados durante horas y horas», dijo Gundersen a Christian Headlines y otros miembros de los medios de comunicación. «… Y [finalmente] nos dijimos: ‘Vale, tenemos que dar por terminado el día’. Así que todo el mundo empezó a recoger sus cosas».

Algunos miembros del equipo incluso llegaron a sus coches y empezaron a marcharse. Pero Dios tenía otros planes, dijo Gundersen.

«Y de repente, miré al otro lado del lago… y, literalmente, vi cómo se disipaba la niebla, y no se disipó lentamente. Es decir, simplemente desapareció», dijo Gundersen, haciendo un gesto con las manos para enfatizar.

Aun así, los cineastas no estaban seguros de poder realizar la toma en las tres o cuatro horas que quedaban antes de la puesta de sol.

«Era como, ‘No hay manera de que podamos hacer esto’», dijo Gundersen. «Era complicado. Hay dos actores en un barco, agua, todos estos tipos de cosas. [Pero los dos actores se subieron a la barca y no sólo acabaron con la escena, sino que la realizaron en unas tres o cuatro horas. Así que fue una de esas cosas en las que estábamos como: No se puede explicar esto. Logísticamente no tenía ningún sentido».

«No puedo explicarlo», añadió Gundersen. «Tal vez sea una de esas cosas: ¿Cuánto estamos confiando en Él?».Pesca milagrosa

Juen, que tiene 20 años de experiencia trabajando en efectos visuales de alta gama -incluyendo en las películas de Cloudy with a Chance of Meatballs– dijo que la mano de Dios también estaba trabajando durante una escena de la primera temporada que involucraba la pesca milagrosa de los discípulos. La escena requirió efectos CGI.

«Llevo 20 años trabajando en el campo de los efectos visuales de alta calidad, y para realizar esta escena en CGI normalmente se necesitan de tres meses y medio a cuatro meses de planificación. Nosotros tuvimos cuatro días», dijo Juen.

Sin embargo, al supervisor de efectos visuales encargado de crear la toma le resultaba difícil hacerla a un ritmo tan rápido. Le dijo a Juen: «Lo he intentado todo»«Así que Chad y yo estuvimos orando por él», dijo Juen.

Al día siguiente, el hombre llamó a Juen diciendo: «Vale, me han despertado en mitad de la noche. Es un concepto que no había hecho en 20 años. Y ha funcionado. Te voy a enviar algo».

El concepto funcionó, y la escena sigue siendo una de las más populares entre los fans, a pesar de que no se utilizaron peces reales para filmarla.

Juen dijo que también vio la mano de Dios en una de las escenas más difíciles de rodar de la serie, que implicaba un «oner» o «plano largo» continuo de 14 minutos para abrir el episodio 3 de la segunda temporada. Se rodó en exteriores a última hora del día.

«Ensayaron mucho porque es realmente como una obra de teatro de 14 minutos. Literalmente, el cámara participa en ella porque tiene que estar exactamente en la posición cada vez, todos los actores tienen que dar en el blanco. Es una locura», dice Juen.

La primera vez que lo intentaron, hubo un fallo en las líneas. La segunda vez que lo intentaron, las sombras del camarógrafo se veían en la cámara.

Como no querían luchar contra el sol, el equipo decidió esperar hasta después de la puesta de sol para volver a intentarlo. «Así que ahora tenemos una ventana muy limitada [antes de la noche]», dijo Juen.

Sin embargo, con el sol ya por debajo del horizonte, la tercera y la cuarta toma también implicaron un fallo en las líneas, todo ello por parte del mismo actor. «Lo estaba pasando mal», dijo Juen.

Con sólo un intento más para filmar la toma antes de darla por terminada, el actor -y todos los demás- dieron en el clavo.

«Fue perfecta», dijo Juen. «Lo interesante es que fue el momento de Dios, porque en cuanto terminó, el sol se había puesto por completo. Así que, literalmente, lo que hicimos fue captar la puesta de sol durante esos 14 minutos».

El director Dallas Jenkins estuvo a punto de llorar, diciendo a los demás: «No puedo creer que esto acabe de suceder», dijo Gundersen.