Joven desiste de abortar a su bebé tras escuchar la voz de Dios, «No lo hagas, estaré aquí»

Una joven salvó la vida de su propio bebé decidiendo tenerlo después de haber escuchado la voz de Dios estando en su presencia.

Tiffany, una joven que deseaba el cariño y el amor de una madre, conoció a un joven que le brindó lo que ella ansiaba; sin embargo el chico proviene de una familia cristiana.

Después de varios meses conociéndose, comenzaron una relación y él la llevó a la iglesia que sus padres lideraban, por lo que ella conoció por primera vez a Jesús.

Después de ocho meses de relación, él le propuso matrimonio a Tiffany aún con la negativa de sus padres, a quienes no les agradaba la idea; además la pareja descubrió que ella estaba embarazada.

Ocultando el embarazo por temor a lo que la familia del chico pudieran decir, optaron porque ella se hiciera un aborto, por lo que decidieron ir hasta Planned Parenthood y planificar una cita para la intervención.

Ella en ese momento se sintió mucho más lejos de lo que ya se había distanciado de Dios, «No estaba orando porque sabía que lo que estábamos haciendo no estaba bien», dijo.

Pero ella empezó a sentir que Dios cambiaba su corazón con respecto a la vida de su bebé, por lo que decidió hablarlo con su pareja, quien solo estaba sumergido en la «vergüenza» que le causaría a su familia.

“Empecé a hablar con él desde que estábamos comprometidos y planeábamos casarnos para tener una familia porque sería muy malo tener un hijo antes de tiempo. Pero estaba avergonzado y temeroso de la reacción de su familia”, dijo.

La decisión, que ocurrió en lleno auge de la pandemia en 2020, ella permanecía en su auto mientras recibía instrucciones de la enfermera para poder interrumpir su embarazo, pero algo inesperado sucedió.

Frente a la clínica, ella comenzó a llorar debido a que sentía la presencia de Dios y su voz pidiéndole que no le quitara la vida a su bebé.

“Solo pude llorar. Y supe que Dios estaba conmigo, pude oírlo decir: ‘No hagas eso. Estaré aquí’. Los dos estábamos en el auto y él parecía enojado», contó ella.

Y aunque ella decidió continuar con su embarazo, su pareja realmente le interesaba lo que su familia podría decir que la vida de su propio bebé.

«Él dijo ‘No quiero tener este bebé, pero el cuerpo es tuyo’. No había consuelo, ni cuidado de su parte. Solo quería que desapareciera», detalló.

Pasados los días, ellos buscaron ayuda en una clínica cristiana y les mostraron por primera vez a su bebé, “De repente, el bebé apareció en la pantalla y pude ver su manita saludándome”.

Al momento de comunicarle la noticia a sus padres, la reacción fue inesperada viniendo de una familia cristiana.

“Sabía que era lo correcto, pero su reacción fue de vergüenza y condena porque estaba embarazada antes del matrimonio”, dijo.

La situación hizo que la pareja después de unos días terminara su relación, en dónde le advirtieron que no se acercara a la iglesia; su mundo se estaba «derrumbando», pero un par de amigos cristianos llegaron en el momento justo.

David y Tammy, una pareja cristiana oraron por ella y le llevaron a su iglesia, en dónde afirma haberse sentido bienvenida y muy amada, lo que también hizo que su relación con Dios se ttansformara por completo.

“Era como si estuviera en un pozo y Él se acercó a mí. El día que estuve en el estacionamiento, no solo salvó la vida de mi hija, sino la mía”, contó ella.