«Brasil es del Señor Jesús», Michelle Bolsonaro convoca ayuno y oración por su país

Ante lo que es el panorama de elecciones que se avecina en su país, la primera dama de Brasil ha pedido a los habitantes que puedan unirse a ella en ayuno y oración por su nación.

Michelle Bolsonaro, quien se ha mostrado de forma muy abierta con respecto a su fe en Jesús, hizo un llamado por sus redes sociales para pedir a Dios todos juntos en oración por la justicia, liberación y un nuevo tiempo para Brasil.

“Pidámosle a Dios que nos libre de los corruptos que saquearon nuestro país. Clamaremos por justicia, liberación del fraude y declararemos un nuevo tiempo de prosperidad nunca antes visto en nuestra nación”, escribió junto al video que publicó en Instagram llamado ‘Clama y declara: Brasil es del Señor Jesús’.

En el video pidió que precisamente este jueves 29 de Septiembre las personas pudieran tomarse un tiempo para ayunar por 12 horas, lo que comprende el tiempo desde la medianoche hasta el mediodía.

“Tómese un tiempo este día y clame al Señor Jesús por nuestro país . Nadie tiene el poder de la Iglesia”, expresó.

Asimismo, pastores y líderes integrantes de Gospel Coalition, una organización que produce contenido cristiano basado en la Biblia, apoyaron la petición de la primera dama por medio de una carta que invitaba a toda la población a estar sumergidos en un clamor por Brasil.

Los líderes instaron a las personas a que puedan ayunar para “que Dios, por su gracia, escuche las oraciones que hacemos por nuestro país”; en el mismo escrito agradecieron al Señor por la independencia concedida al país desde hace 200 años.

Distintos pastores también afirmaron que muchas personas se están reuniendo para orar específicamente por Brasil, todo de cara a las elecciones presidenciales.

Anteriormente, Michelle también había llamado a principios del mes de Septiembre a hacer una jornada de “30 días de ayuno y oración” hasta que sucediera la primera vuelta de las elecciones.

La primera dama ha sido muy criticada por mostrar su fe de manera muy pública y radical, además de ser acusada de hacer “glosolalia” al ser vista dando gracias a Dios en un evento político en lo que parecía ser una manifestación del Espíritu Santo que la hizo “hablar en lenguas”.

Sin embargo, ella no se ha detenido y a pesar de participar en eventos políticos junto a su esposo, el presidente Bolsonaro, ella toma sus espacios en los discursos para ofrecer una palabra de fe y esperanza en Dios sobre Brasil.