Autoridad Palestina arremete contra Israel por oponerse a reapertura de consulado de EE. UU. en Jerusalén

0
66

Los palestinos criticaron este domingo a Israel por resistirse a la reapertura prometida del consulado estadounidense en Jerusalén, una medida que restablecería la principal misión diplomática de Washington para los palestinos en la ciudad, de acuerdo con The Times of Israel.

El primer ministro Naftali Bennett dijo el sábado por la noche que no había lugar en Jerusalén para otra misión diplomática estadounidense.

El presidente de EE. UU., Joe Biden, se ha comprometido a reabrir el consulado, pero el tema ha sido un punto de fricción entre su administración y la de Bennett, así como entre algunos miembros del Congreso.

El consulado fue cerrado por Donald Trump en 2019 y su personal fue trasladado a la embajada de EE. UU., que se había trasladado de Tel Aviv a Jerusalén un año antes, en lo que los palestinos ven como una degradación de sus vínculos con EE. UU.

Aunque reabrir el consulado, que está ubicado en el oeste de la capital y no en Jerusalén Este, podría ayudar a reparar los lazos de EE. UU. con los palestinos que se rompieron bajo Trump, Israel dice que tal medida desafiaría su soberanía sobre la ciudad.

En un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores palestino dijo que ve la reapertura del consulado como parte de los compromisos de la comunidad internacional para poner fin a las décadas de ocupación israelí de territorios que los palestinos buscan para su futuro Estado.

“Jerusalén Este es una parte inseparable del territorio palestino ocupado y es la capital del Estado de Palestina. Israel, como potencia ocupante, no tiene derecho a vetar la decisión de la administración estadounidense”, dijo el comunicado.

Cuando se le preguntó el sábado por la noche sobre el consulado en una conferencia de prensa, Bennett repitió la posición de Israel sobre Jerusalén.

“No hay lugar para otro consulado estadounidense en Jerusalén“, dijo. “Jerusalén es la capital de un estado y ese es el Estado de Israel“.

El ministro de Relaciones Exteriores, Yair Lapid, sugirió que el consulado podría abrirse en el centro administrativo palestino en Ramallah en Judea y Samaria (Cisjordania). Los palestinos rechazan la idea porque socavaría sus reclamos sobre Jerusalén.

Cuando se le preguntó sobre el tema durante una conferencia de prensa junto a Lapid en Washington el mes pasado, el secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, reiteró la intención de la administración de Biden de seguir adelante con el plan. “Como dije en mayo, avanzaremos con el proceso de apertura de un consulado como parte de la profundización de esos lazos con los palestinos”, dijo.

A puerta cerrada, Lapid advirtió a Blinken que tal movimiento podría correr el riesgo de derrocar al gobierno de coalición.

Israel ve a Jerusalén como su capital eterna e indivisa. Los palestinos buscan la parte este de la ciudad, que Israel tomó desde 1967 y luego anexó, como la capital de su futuro Estado.

El consulado está emergiendo como otro punto de fricción entre el gobierno de Bennett y la administración Biden, que se ha movido para restaurar la política exterior tradicional de EE. UU. hacia Israel y los palestinos después de que la Casa Blanca de Trump se pusiera sesgadamente del lado de Israel en temas relacionados con el conflicto.

Blinken no ha proporcionado una fecha firme para la reapertura y los funcionarios estadounidenses han insinuado que la resistencia israelí a la medida podría actuar como un obstáculo.