Una nueva tormenta geomagnética se dirige a la Tierra tras una fuerte llamarada solar

0
41

Podría afectar al lanzamiento tripulado de la NASA y SpaceX.

El nuevo ciclo meteorológico del Sol empieza a intensificarse con fulguraciones y eyecciones de masa coronal más potentes. La NASA detectó el jueves un intenso destello solar que podría causar tormentas geomagnéticas en la Tierra entre el sábado 30 y el domingo 31 de octubre.

El destello de clase X1, detectado a las 15:35 UTC en la región activa 12887 del Sol, provocó un bloqueo de radio fuerte (R3) en el lado iluminado de la Tierra, centrado en Sudamérica.

La clase X designa a las fulguraciones solares más intensas, y el número que la acompaña proporciona información sobre su fuerza. Los destellos de clase X3 son tres veces más potentes que los de clase X1. Al evento Carrington de 1859, la llamarada solar más potente registrada, se le atribuye una clase X40.

El destello del jueves está asociado a una eyección de masa coronal que se dirige a la Tierra y podría causar tormentas geomagnéticas este fin de semana.

Estas erupciones solares son explosiones de radiación que, si bien pueden alcanzar nuestro planeta, no pueden atravesar la atmósfera terrestre para afectar físicamente a los humanos. Pero podrían causar auroras boreales más al sur de lo habitual e interrumpir nuestras señales de comunicación y GPS.

Otro efecto de las tormentas geomagnéticas es el posible retraso de misiones espaciales para evitar riesgos. SpaceX ya retrasó en el pasado una misión de reabastecimiento de la Estación Espacial Internacional con la nave Dragon de carga. Con más razón podría retrasar ahora la misión tripulada Crew-3 que llevará a tres astronautas de la NASA y uno de la Agencia Espacial Europea a la Estación Espacial Internacional.

Por el momento, ni la NASA ni SpaceX han anunciado cambios en la misión, cuya ventana instantánea de lanzamiento tuvo lugar el 31 de octubre.