La crisis de la cadena de suministro podría durar hasta 2023 si los gobiernos no toman cartas en el asunto, según una de las mayores empresas de transporte marítimo del mundo

0
72

La crisis de la cadena de suministro podría durar hasta 2023 si los gobiernos no toman medidas, según ha asegurado a Financial Times Jeremy Nixon, CEO de Ocean Network Express, una de las principales compañías de transporte marítimo.

Nixon ha reclamado a las autoridades de todo el mundo que aumenten sus inversiones en proyectos para incrementar la capacidad de sus puertos, ferrocarriles, almacenes y rutas de transporte terrestre para combatir el colapso logístico.

Pese a que la incidencia del coronavirus se está reduciendo a escala mundial, uno de los fenómenos que ha acompañado a la pandemia en los últimos meses, la disrupción de las cadenas globales de suministro, podría prolongarse más allá de lo previsto, según denuncian varios representantes del sector logístico y de transporte internacional de mercancías.

En concreto, Jeremy Nixon, el CEO de la compañía Ocean Network Express, una de las principales del sector del transporte marítimo de mercancías con un 6% del total mundial, ha advertido de que la crisis de la cadena de suministro podría durar hasta 2023 si los gobiernos no toman medidas para resolver el colapso logístico en todo el mundo, según ha asegurado en una entrevista a Financial Times.

«Es necesario que haya algún tipo de apoyo gubernamental para tal vez trasladar a gente desde algunas partes de la economía donde la demanda no es tan fuerte a sectores más críticos de la economía donde la demanda es muy fuerte e importante para las cadenas de suministro globales», ha afirmado Nixon al medio financiero británico, destacando que EEUU es una de las zonas que generan una mayor preocupación.

El CEO de Ocean Network Express ha señalado la necesidad de que los gobiernos de todo el mundo aumenten sus inversiones en incrementar la capacidad de sus puertos, ferrocarriles, espacios para almacenamiento de mercancías y rutas de transporte por carretera, criticando que no está detectando mejoras en ese terreno y augurando que un colapso en el verano de 2022 en Norteamérica podría prolongarse hasta principios de 2023.

Jeremy Nixon ha precisado que las negociaciones entre los operadores de puertos de mercancías y los trabajadores de estas terminales están previstas para el próximo mes de mayo y podrían ser el origen de nuevos retrasos, a pesar de la iniciativa del presidente de EEUU Joe Biden para que las compañías logísticas incrementen su capacidad y productividad para intentar responder al aumento de la demanda.

A la volatilidad de la demanda global tras la reapertura de la actividad económica después de meses de confinamiento por la pandemia hay que sumar la escasez de conductores y transportistas que afecta al sector del transporte por carretera en EEUU, Reino Unido y la Unión Europea y las ausencias laborales vinculadas a contagios de coronavirus entre los empleados de los puertos más colapsados.

Este fenómeno supone una amenaza para el suministro global de productos justo al inicio de la principal temporada de compras del año, en la que el Black Friday el Cyber Monday, el 11 del 11 y los regalos navideños ponen a prueba la resistencia de las cadenas de suministro, lo que podría generar este año aumentos de precios o incluso escasez de algunos productos con elevada demanda.