Se elevan a 3 los muertos y a más de 100 los desaparecidos por alud en Japón

0
308

Las autoridades del municipio nipón de Atami, al sudoeste de Tokio, han elevado a tres el número de muertos y a más de un centenar las personas desaparecidas tras el alud de lodo provocado por lluvias torrenciales que barrió parte del municipio este fin de semana.

Aunque las autoridades locales informaron inicialmente sobre una veintena de desaparecidos, señalaron posteriormente que el número de residentes inscritos en la zona afectada con los que no han podido contactar tras el desastre se eleva a 113 personas, según informó este lunes el ministro portavoz nipón, Katsunobu Kato.

Las autoridades de Atami basan sus cifras de desaparecidos en el registro de residentes actual, por lo que señalaron que es difícil determinar el número real de desaparecidos, ya que algunos podrían haberse mudado de la zona sin notificarlo antes del incidente.

Unas 1.500 personas participaban hoy en las labores de búsqueda y rescate, entre agentes de policía, miembros de las Fuerzas de Autodefensa (ejército), bomberos y guardacostas, detalló Kato.

Atami, situado en la prefectura de Shizuoka, ha sido una de las localidades más castigada por las lluvias torrenciales que afectaron este fin de semana al archipiélago japonés, que se encuentra inmerso en su temporada estival de lluvias.
El alud tuvo lugar el pasado sábado día 3 y ha afectado a unos 130 edificios, algunos de los cuales han sido completamente destruidos.

Las autoridades han elevado hasta tres el número de víctimas mortales causadas por el desastre, tras confirmar hoy el fallecimiento de una mujer herida de gravedad que se encontraba entre las 23 personas rescatadas hasta el momento.

Las Agencia Meteorológica de Japón (JMA) pidió cautela en las labores de salvamento por el riesgo de desastres relacionados con los sedimentos y prevé que las lluvias continúen este lunes en algunas zonas, lo que podría dificultar dichos trabajos.

El Gobierno central mantiene un gabinete de crisis desde el día del incidente en el que se está valorando si la crisis «podría ser más grave» de lo inicialmente previsto y en el que seguirán analizando la evolución de la situación, dijo Kato.