Arde el oeste de Estados Unidos a más de 46ºC y aún no es verano

0
101

‘Es probable que las cosas empeoren antes de mejorar, dijo Daniel Swain, científico climático de la UCLA.

Una cúpula de calor está horneando a Arizona y Nevada, donde las temperaturas se han disparado a más de 46 grados centígrados esta semana y los médicos advierten que las personas pueden sufrir quemaduras de tercer grado por el asfalto chisporroteante.

En el lago Mead, que abastece de agua a 25 millones de personas en tres estados del suroeste y México, los niveles del agua se han desplomado a su punto más bajo desde que se llenó el depósito en la década de 1930. En California, los agricultores están abandonando sus cultivos más sedientos para salvar a otros, y las comunidades están debatiendo si racionar el agua del grifo.

En Texas, las redes eléctricas están bajo tensión mientras los residentes encienden sus acondicionadores de aire, y los servicios públicos piden a los clientes que apaguen los electrodomésticos para ayudar a evitar apagones. En Arizona, Montana y Utah, los incendios forestales están ardiendo.

Y ni siquiera es verano todavía.

«Todavía estamos muy lejos del pico de la temporada de incendios forestales y del pico de la estación seca», dijo Daniel Swain, científico climático de la Universidad de California en Los Ángeles. «Es probable que las cosas empeoren antes de mejorar».

El calentamiento global, impulsado por la quema de combustibles fósiles, ha estado calentando y secando el oeste americano durante años. Ahora la región está ardiendo bajo una combinación de una sequía que es la peor en dos décadas y una ola de calor sin precedentes.

Dado que se espera que las temperaturas sigan aumentando a medida que las naciones luchan por controlar sus emisiones que calientan el planeta, el oeste de los Estados Unidos deberá tomar medidas difíciles y costosas para adaptarse. Eso incluye el rediseño de ciudades para soportar el calor extremo, la conservación del agua y la ingeniería de redes que no fallan en condiciones climáticas extremas.

Este mes ha ofrecido destellos de si los estados y las ciudades están a la altura de esa tarea y ha demostrado que todavía tienen mucho por hacer.

Desde Montana hasta el sur de California, gran parte del oeste sufre temperaturas inusualmente altas. Unos 50 millones de estadounidenses enfrentan advertencias relacionadas con el calor. Se han empatado o roto récords en lugares como Palm Springs, Salt Lake City y Billings, Montana.

El calor extremo es la señal más clara del calentamiento global y la más mortal. El año pasado, el calor mató al menos a 323 personas en el condado de Maricopa, que incluye a Phoenix, batiendo un récord por mucho.