Netanyahu tiene las horas contadas: Oposición en Israel logra acuerdo para coalición de Gobierno

0
78

En tanto, la coalición será llevada ante el parlamento para su ratificación dentro de la próxima semana.

Benjamin Netanyahu, cuyo control histórico de la política israelí ha flaqueado ante las acusaciones de corrupción y una sociedad polarizada, está a punto de ser derrocado por el Gobierno más improbable de la historia del país.

En un desarrollo que parecía inverosímil hace solo unas semanas, el líder de la oposición, Yair Lapid, notificó al presidente Reuven Rivlin este miércoles que logró formar una coalición diversa de partidos que dejaron de lado las ideologías en conflicto para derrocar al primer ministro y poner fin a décadas de agitación política.

Según el acuerdo de coalición, Lapid, un centrista, compartirá el poder con el nacionalista Naftali Bennett, quien sería el reemplazo inmediato de Netanyahu. Y por primera vez en la historia, una facción árabe se convertirá en parte de una alianza de Gobierno israelí.

El Israel de Netanyahu en el Nuevo Orden Internacional

La coalición, consolidada menos de una hora antes de la fecha límite de la medianoche, será llevada ante el parlamento para su ratificación dentro de la próxima semana. Sin embargo, con el apoyo de solo la mitad de la legislatura y tantos partidos bajo una sola tienda, su supervivencia podría resultar un desafío diario.

“Las diferentes partes comparten poco más que el deseo de derrocar a Netanyahu y evitar que regrese”, dijo el analista sénior de Eurasia Group, Henry Rome.

La coalición es una amalgama de partidos religiosos, laicos, nacionalistas, izquierdistas, centristas y árabes. Bennett, de 49 años, un exministro de defensa que se opone al estado palestino y adopta una línea dura con Irán, se desempeñará como primer ministro durante los primeros dos años. Lapid, de 57 años, exministro de Finanzas cuya carrera política se ha centrado en temas económicos y sociales, tomará las riendas de los dos siguientes.

La agitación política, si se consuma, pondría fin a los 15 años combinados de Netanyahu en el cargo, y fue catalizada por múltiples acusaciones de tráfico de influencias que lo llevaron a un tribunal de Jerusalén. También hundiría a Netanyahu, quien dice que es inocente de cualquier delito, en una pesadilla legal aún más profunda al anular la posibilidad de que pueda detener su juicio con una legislación que proteja a un líder en ejercicio del enjuiciamiento.

Irán dice que Netanyahu miente sobre armamento atómico

Dicha legislación ha sido un gran impulso detrás de sus esfuerzos por mantenerse en el poder, incluso a expensas de cuatro elecciones en los últimos dos años que han sumido al cuerpo político de Israel en el caos.

Políticamente, un nuevo gobierno pondría fin a una era que abarcó décadas de transformación. Desde su primer mandato que comenzó en 1996, Netanyahu, el líder con más años de servicio en Israel, empujó al país hacia la derecha en materia de seguridad y establecimiento de la paz, mientras desmantelaba gran parte del legado socialista de los fundadores del país.

En el escenario internacional, se opuso al acuerdo nuclear de 2015 de las potencias mundiales con Irán, que ve como una amenaza para la paz global, y rechazó el enfoque de “tierra por paz” para el establecimiento de la paz con los palestinos, que según él compromete la seguridad de Israel. Las ambiciones nucleares de Irán y su creciente influencia en el Medio Oriente ayudaron a Netanyahu a diseñar la distensión con Arabia Saudita y normalizar los lazos con los estados de mayoría musulmana en el Golfo Pérsico y África.

Sin embargo, la reciente guerra de Israel en la Franja de Gaza socavó su argumento de que las concesiones a los palestinos no tienen por qué ser un requisito previo para los esfuerzos regionales de paz. La lucha provocó el descontento popular contra los acuerdos con Israel en los estados árabes del Golfo y en otros lugares, dejando en claro que la causa de la condición de Estado palestino no puede dejarse de lado indefinidamente.

Se espera que los sucesores de Netanyahu, con sus agendas dispares, dejen asuntos polémicos como las relaciones con los palestinos para el futuro. En cambio, su enfoque inmediato puede estar en asuntos urgentes como la redacción de un presupuesto nacional por primera vez en tres años para acelerar la recuperación de Israel de la pandemia de coronavirus.

Hace apenas unas semanas, la formación de la nueva coalición parecía condenada al fracaso por la guerra de Gaza, cuando Bennett se retiró de las negociaciones con posibles socios que ya estaban fuera de su zona de confort. Pero el exministro de Defensa, que se había comprometido a hacer todo lo posible para evitar una quinta elección, se unió el domingo al bloque anti-Netanyahu, después de haber concluido que no había forma de formar un gobierno de derecha en las circunstancias actuales.

La alianza gobernante, sin embargo, podría estar a solo una crisis de desmoronarse. El partido Yamina, predominantemente religioso y de línea dura de Bennett, busca fortalecer el carácter judío del estado y anexar las tierras de Cisjordania que los palestinos reclaman para un estado futuro.

Lapid adopta un enfoque más moderado para el establecimiento de la paz con los palestinos, aunque los asuntos diplomáticos y de seguridad no han estado en el centro de su atención. Su alianza también tendrá que hacer frente a las demandas de los partidos de izquierda que abogan por amplias concesiones territoriales a los palestinos a cambio de la paz, y los de la Lista Árabe Unida, la primera facción árabe en el gobierno en los 73 años de historia de Israel.

“Será difícil trabajar en este gobierno”, dijo Meir Rubin, director ejecutivo del Foro de Políticas Kohelet con sede en Jerusalén. “No se ve a los políticos diciendo que llevarán a cabo reformas emblemáticas porque eso requeriría la cooperación entre los ministerios”.