El sindicato petrolero más grande de Argentina advierte que si sus trabajadores no son vacunados “se retirarán de sus puestos laborales”

0
135

El dirigente del gremio, Guillermo Pereyra, pidió autorización al Gobierno nacional para adquirir por cuenta propia las dosis necesarias, bajo amenaza de parar la producción.
El líder del sindicato petrolero más importante de Argentina, Guillermo Pereyra, reclamó este miércoles al Gobierno nacional la habilitación para adquirir vacunas contra el coronavirus de forma particular, a fin de inmunizar a los trabajadores de ese ramo, y advirtió que de no haber respuestas el personal «se retirará de los puestos laborales».

A través de un comunicado, el dirigente nacional del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa puso plazo hasta el próximo viernes 11, y adelantó que de no cumplirse esa exigencia los operarios abandonarán sus tareas para resguardar «su salud».

El gremio tiene alrededor de 24.000 miembros, muchos de los cuales se desempeñan en el yacimiento petrolífero Vaca Muerta, el más importante del país.

Pereyra, exsenador nacional por el Movimiento Popular Neuquino (MPN), manifestó en el texto que el gremio «no quiere quitarle vacunas a nadie ni que se le asignen partidas destinadas a los mayores, los educadores, el personal de salud o las personas de riesgo», y precisó que los petroleros «están dispuestos a pagar por ellas» para que el personal sea inmunizado.

«Se observa a diario con impotencia cómo mueren los trabajadores petroleros afectados por el covid-19. Es preciso inmunizar ya a todos aquellos que cumplen tareas en la industria hidrocarburífera, porque son esenciales y estratégicos», indicó.

Pereyra refirió que en su momento el gremio envió una nota a las autoridades sanitarias para plantear esa situación y deploró que hasta ahora «no se obtuvieron respuestas».

Argentina ha vacunado con una dosis de las vacunas contra el coronavirus al 22 % de su población, dando prioridad al personal de salud, seguridad, docentes y adultos mayores. En la actual etapa, ha comenzado a aplicar el fármaco a «personal estratégico» y a personas en riesgo por enfermedades crónicas.