La oposición israelí perfila los últimos detalles del «gobierno del cambio»

0
79
FILE PHOTO: Yair Lapid, leader of Yesh Atid party, looks on as he leaves after casting his ballot in Israel's general election, at a polling station in Tel Aviv, Israel March 23, 2021. REUTERS/Corinna Kern/File Photo

Último día de mandato del centrista Yair Lapid para formar Gobierno. Desacuerdos en torno al comité de nombramientos judiciales.

A horas del final del plazo del centrista Yair Lapid para formar un ejecutivo en Israel, el bloque opositor sigue negociando para perfilar los últimos detalles del «Gobierno del cambio» que acabaría con un bloqueo político de más de dos años y con 12 años consecutivos de Benjamín Netanyahu como primer ministro.

Tal y como suele suceder con las decisiones políticas importantes en Israel, el anuncio de la formación de un Gobierno se hace esperar. En una jornada maratoniana en un hotel cerca de Tel Aviv, los líderes de los principales partidos opositores israelíes continuaron hoy puliendo los términos del Gobierno que planean conformar, pero que al parecer aún no estaría cerrado.

El nuevo Ejecutivo estaría compuesto por una amplia gama de partidos, pertenecientes a todo el espectro político y cuya alianza responde únicamente a su intención de reemplazar a Netanyahu.

Además del centrista Yesh Atid, liderado por Lapid, los otros miembros serían el nacionalista religioso Yamina, el nacionalista secular Israel Nuestro Hogar, el derechista Nueva Esperanza, el centroderechista Azul y Blanco, el centroizquierdista Partido Laborista y el izquierdista Meretz.

Esta coalición aglutinaría un total de 58 escaños en un Parlamento de 120, por lo que requeriría del apoyo del partido islamista Raam, ya sea como parte del Gobierno o mediante un respaldo externo.

Tras el anuncio el domingo por parte de Naftali Bennett -líder de Yamina y que sería primer ministro por los primeros dos años antes de rotar con Lapid- de que apoyaría la creación del «Gobierno del cambio», todos sus potenciales miembros ya han declarado públicamente su voluntad de sumarse, por lo que solo restaría definir los detalles de la nueva coalición.

Esta tarea, sin embargo, ha demorado en los últimos días la concreción de este Gobierno, ya que aún existen diferencias que zanjar.

Una de las principales, según advierte el digital Ynet, es la voluntad de la número dos de la lista de Yamina, Ayelet Shaked, de ocupar el lugar de la líder laborista, Merav Michaeli, en el comité de nombramientos judiciales. Esto otorgaría una mayoría al ala derechista del Ejecutivo a la hora de, por ejemplo, designar a los jueces de la Corte Suprema.

Shaked, exministra de Justicia (2015-2019) ha sido una de las voces más fuertes de la campaña de los partidos de derechista para limitar los poderes de la Corte y reformar el sistema judicial en su conjunto.

«No puedes decir que está terminado hasta que esté terminado», dijo sobre las negociaciones Mansur Abbás, líder de Raam, mientras ingresaba al hotel para sumarse a las conversaciones con el resto de los partidos.

Sin embargo, dijo ser «optimista» respecto a la formación del Ejecutivo, del cual anticipó que su partido «será parte», aunque no precisó si desde dentro o mediante respaldo externo.

En paralelo a estas negociaciones, una creciente tendencia captó la atención mediática y política en el país: amenazas de muerte contra potenciales miembros del nuevo gobierno e incluso sus familiares.

La diputada Tamar Zandberg, del izquierdista Meretz, abandonó su residencia familiar tras recibir amenazas tanto ella como su bebé. Una de estas amenazas fue un certificado anunciando su defunción, circulado a través de redes sociales.

Miembros del nacionalista Israel Nuestro Hogar también acusaron haber recibido amenazas de muerte, incluso contra su líder, Avigdor Liberman, quien dijo temer que Israel viva una situación similar al asalto al Capitolio por parte de seguidores radicales del expresidente estadunidense Donald Trump.

En los últimos días, además, tanto Bennett como Shaked recibieron amenazas y hasta protestas junto a sus residencias, algo que llevó a aumentar la seguridad de la diputada y exministra.

Tanto analistas como políticos acusaron a Netanyahu y otros miembros de su partido, el Likud, de incitar a la violencia con su fuerte retórica contra los miembros del bloque opositor.

Durante un discurso el domingo, el actual primer ministro acusó a Bennett de «traicionar» a la mayoría de ciudadanos que votaron por partidos de derecha y alertó del «peligro» de un Ejecutivo izquierdista.

En este clima, los líderes de los partidos seguirán negociando para intentar sellar el nuevo Gobierno antes de la medianoche, tras lo cual contarían con un plazo de siete días antes de la jura en el Parlamento.

De no lograrlo, el mandato para formar un Ejecutivo pasaría directamente a la Cámara, donde cualquiera de sus miembros tendría tres semanas para intentarlo -incluido de nuevo Netanyahu- y evitar así unos quintos comicios generales en poco más de dos años.