Israel a punto de parir el nuevo Gobierno que desbancaría del poder a Netanyahu

0
74
Yair Lapid, head of the centrist Yesh Atid party, delivers a statement to the press before the party faction meeting at the Knesset, Israel's parliament, in Jerusalem May 31, 2021. Debbie Hill/Pool via REUTERS

Naftalí Bennett y Yair Lapid podrían transmitirle hoy al presidente Reuvén Rivlin que están listos para inaugurar el nuevo Ejecutivo israel.

Lapid, el líder del partido centrista Yesh Atid (Hay Futuro), podría informarle al presidente hoy o mañana que ya tiene la coalición lista, poniendo fin a la hegemonía de más de una década del primer ministro, Benjamín Netanyahu.

De acuerdo con el reporte del Canal 2 de la televisión, el gobierno que encumbraría en un principio como primer ministro a Naftalí Bennett, líder del partido Yamina (Derecha), podría jurar tan pronto como el 9 de junio.

Lo más notables es que Yamina cuenta con apenas 7 escaños de los 120 diputados que conforman la Knéset (Parlamento), y que el nuevo Gobierno estará formado por un menjunje de partidos con ideologías aparentemente incompatibles.

Según el acuerdo de rotación, Bennett será primer ministro durante los primeros dos años y luego reemplazado por Lapid los restantes dos años, hasta que finalice el mandato del gobierno.

Las frenéticas discusiones de último minuto entre los siete partidos, que están dispuestos a unirse para desbancar a Netanyahu, giran principalmente en torno a la jefatura de diferentes ministerios.

Los desacuerdos se refieren a quien será el titular de la Comisión de Nombramientos Judiciales y la Comisión Financiera del Parlamento como así también sobre la cartera de Desarrollo del Negev y la Galilea, además de cuestiones sobre estado y religión. Sin embargo, según el diario Haaretz, los dirigentes de Yesh Atid creen que esas cuestiones pueden resolverse, y prevén un acuerdo para el miércoles por la tarde.

Ayelet Shaked, número dos de Bennett, reclama la titularidad de la Comisión de Nombramientos de Jueces, que había sido prometida a la presidenta del partido Laborista, Meirav Michaeli. Shaked no tiene demasiado entusiasmo por la alianza y, según el reporte del canal estatal Kan, le ha dicho a los activistas del partido que si no se aceptan sus exigencias “no habrá gobierno”.

Paralelamente, según el diario Haaretz, miembros del partido Raam se han reunido con Shaked para discutir la posibilidad de obtener el puesto de viceministro del Interior para la agrupación política islamista, pero Shaked se opone tenazmente.

Mientras tanto, Gideon Saar, líder del partido Nueva Esperanza, ha instado, según el Canal 13, a incluir una clausula para la coalición que estipula que el papel de Fiscal General debe ser divido en dos puestos: Fiscal General, por un lado, y Asesor Legal del Gobierno, por el otro.