Gantz: “Bennett está calificado para ser el próximo primer ministro de Israel”

0
124

El «bloque del cambio» tiene hasta la medianoche del miércoles para conformar el nuievo Gobierno, antes de que expire el plazo con del que cuenta Lapid.

Benny Gantz, ministro de Defensa y parte necesaria del denominado «Gobierno del cambio» que intenta conformar la oposición, mostró hoy su apoyo al nacionalista religioso Naftali Bennett, la llave del ese nuevo Ejecutivo y que ocuparía el cargo de primer ministro los dos primeros años.

«Bennett está calificado para ser el próximo primer ministro de Israel», dijo hoy Gantz durante un encuentro con periodistas extranjeros en Jerusalén, en el que destacó la experiencia política del líder nacionalista, quien en los últimos ocho años ocupó múltiples carteras ministeriales, incluyendo Defensa y Economía.

«Haré todo lo que pueda para ayudarlo y para tratar de construir una sociedad con él respecto a las múltiples cuestiones en las que estamos de acuerdo, principalmente en lo referente a los desafíos internos de la sociedad israelí», agregó Gantz, cuyo partido de centro, Azul y Blanco, contribuiría 8 parlamentarios al nuevo Ejecutivo.

Sin embargo, también reconoció que tiene algunas diferencias con Bennett -que lidera la formación Yamina con 7 escaños-, sobre todo respecto a cómo lidiar con el conflicto con los palestinos, sobre lo que el líder nacionalista tiene una línea más dura, mientras que Gantz es partidario de la solución de los dos Estados.

Consultado por la solidez de un Gobierno opositor compuesto por partidos de un espectro político tan amplio -algunos de difícil encaje ideológico-, el titular de Defensa señaló que la «supervivencia» de tal Ejecutivo parte de «intereses combinados» de sus miembros, principalmente la voluntad de acabar con los 12 años consecutivos de mandato del actual primer ministro, Benjamín Netanyahu.

«Creo que deberíamos poder cooperar con todos en el Parlamento para excluir a los extremistas radicales de ambos lados», agregó, e instó a buscar puntos en común entre los ciudadanos israelíes en lugar de tirar cada uno para su lado.

De confirmarse el establecimiento de este «Gobierno del cambio», tras dos años en el cargo Bennett sería reemplazado por el centrista laico Yair Lapid, actual líder de la oposición y cuyo partido Yesh Atid fue el segundo más votado en las últimas elecciones del pasado marzo -las cuartas en dos años- con un total de 17 escaños frente a los 30 del Likud de Netanyahu.

También integrarían el nuevo gobierno que desbancaría a Netanyahu el nacionalista laico Israel Beitenu (Israel Nuestro Hogar), el derechista Nueva Esperanza, el centroizquierdista Partido Laborista y el izquierdista Meretz.

Esta coalición requeriría sin embargo el apoyo de la formación islamista Raam, que ofrecería su respaldo externo y que no tendría puestos ministeriales a su cargo pero si posiciones importantes en comités vinculados al bienestar de los ciudadanos árabes de Israel.

Este bloque opositor tiene tiempo hasta la medianoche del miércoles para conformar una coalición, antes de que expire el plazo con del que cuenta Lapid para formar Gobierno, tras lo cual cualquier miembro del Parlamento podría intentar obtener la mayoría mínima de 61 apoyos para gobernar.