Comunismo: China bloquea las aplicaciones bíblicas y aumenta la represión

0
276

Las aplicaciones bíblicas y las cuentas públicas de Christian WeChat han sido eliminadas por las autoridades comunistas de China, que continúan hostigando a los cristianos en el país. Las nuevas medidas entraron en vigor el sábado pasado.

Christian Concern, el organismo que supervisa la persecución, informó que el padre Francis Liu de Chinese Christian Fellowship of Righteousness, compartió en un tuit que algunas cuentas de WeChat, como Gospel League y Life Quarterly, ya no estaban disponibles.

En un intento de acceder a estas cuentas, los usuarios recibieron un mensaje que decía: «(Nosotros) hemos recibido un informe de que (esta cuenta) viola ‘Disposiciones de administración del servicio de información de cuentas públicas para usuarios de Internet’ y su cuenta ha sido bloqueada y suspendida».

Además de las aplicaciones que se eliminan de la App Store en China, las Biblias impresas ya no están disponibles para la venta en línea. Para poder descargar estas aplicaciones es necesario utilizar una VPN, una red privada virtual.

Continúa la represión contra el cristianismo

La represión del PCCh contra el cristianismo está en curso, incluso las librerías de la Iglesia de los Tres Autos autorizadas por el estado están vendiendo más libros que promueven los pensamientos y la ideología comunista del presidente Xi Jinping.

Las nuevas regulaciones sobre religión en China, publicadas en febrero por la Administración Estatal de Asuntos Religiosos, entraron en vigencia el sábado.

Incluso la Iglesia Católica está coordinada por el Estado, es posible observar en el Capítulo III del Artículo 16 que los obispos católicos deben ser aprobados y ordenados por la Conferencia de Obispos Católicos de China que es sancionada por China.

El artículo 3 del reglamento deja muy claro que el clero debe apoyar la dirección del partido comunista, además del artículo 12, que dice que la iglesia no debe «poner en peligro la seguridad nacional» o «ser dominada por fuerzas extranjeras», según El Christian Post.