RUSIA PROHÍBE LA EDUCACIÓN CRISTIANA

0
171

Rusia ha despojado a varias instituciones cristianas de su derecho a ofrecer educación superior, confirmaron varias fuentes.

Este mes, el Instituto Teológico administrado por la Iglesia Evangélica Luterana de Ingria perdió su licencia de educación superior, dijo el organismo de control de los derechos religiosos Forum18.

Otra universidad luterana en Rusia está iniciando un caso judicial contra una acción similar, dijo Christians. Según los informes, las universidades de la Unión Bautista y la Unión Pentecostal también han perdido sus licencias, mientras que a otras instituciones cristianas se les ha prohibido aceptar nuevos estudiantes.

Los cierres comenzaron cuando los inspectores rusos afirmaron que las escuelas no cumplían con los estándares educativos federales, algo que no están obligados legalmente a hacer, explicó Forum18.

Sin embargo, los líderes académicos argumentan que la estructura de sus programas es «completamente diferente» de otros bajo los requisitos de licencia. Según la ley rusa, las instituciones educativas religiosas pueden seguir las políticas federales si lo desean, pero no están obligadas a hacerlo.

EDUCACIÓN DE NIVEL INFERIOR

Para sortear las últimas restricciones y mantener abiertas sus escuelas, algunas instituciones educativas han optado por ofrecer educación de nivel inferior.

Sin embargo, siguen existiendo dificultades en la educación del clero que involucra a extranjeros o rusos educados en el extranjero, dijeron los expertos. Rusia ha aprobado una legislación que obliga a cualquier persona que desee unirse a una organización religiosa a recibir educación en Rusia.

Aquellos que han recibido educación extranjera deben recibir una formación adicional en una escuela rusa. Sin embargo, con las universidades cristianas que pierden sus licencias como institutos de educación superior, no podrán brindar la educación necesaria.

Las autoridades rusas no comentaron sobre la controversia. Se produce mientras el antiguo presidente ruso Vladimir Putin parece extender su base de poder sobre varias instituciones en el país donde enfrenta un creciente descontento público.

Putin tiene una estrecha relación con la Iglesia Ortodoxa Rusa más tradicional, que también cooperó con el régimen comunista hasta el colapso de la Unión Soviética en 1991.