Israel habría advertido a Hamás de una represalia mayor si continúan los cohetes

0
108

Israel habría enviado un mensaje al grupo terrorista Hamás en la Franja de Gaza, advirtiendo que si no cesa el lanzamiento de cohetes desde el enclave, responderá con una respuesta militar de mayor envergadura.

Durante las últimas 3 noches, terroristas de Gaza dispararon alrededor de 45 cohetes contra el sur de Israel, lo que mantuvo en vilo a las comunidades israelíes aledañas a la frontera.

En respuesta, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) llevaron a cabo un número limitado de ataques aéreos en sitios militares de Hamás y prohibieron a los palestinos pescar en la costa de Gaza.

El ministro de Defensa, Benny Gantz, se reunió este lunes con el Coordinador Especial de la ONU para el Proceso de Paz de Medio Oriente, Tor Wennesland, un importante intermediario entre Israel y los grupos terroristas en la Franja de Gaza, en relación con la escalada de violencia en el enclave palestino, dijo su oficina.

“Expresé la urgencia del cese inmediato de la violencia en Gaza y reiteré el compromiso inquebrantable de Israel de proteger a sus ciudadanos y su soberanía”, dijo Gantz en un comunicado.

Según el sitio de noticias Walla! News, fuentes diplomáticas familiarizadas con los acontecimientos dijeron que los funcionarios israelíes le pidieron a Wennesland que enviara un mensaje claro a Hamás y su rival, la Autoridad Palestina con sede en Judea y Samaria (Cisjordania).

Se esperaba que Wennesland viajara más tarde en el día a El Cairo para conversar con funcionarios de inteligencia egipcios, quienes en el pasado también han mediado entre Israel y Hamás.

Desde allí se dirigirá a Amán para reunirse con funcionarios jordanos sobre la situación en Jerusalén, que recientemente ha sido testigo de enfrentamientos nocturnos en la Ciudad Vieja entre policías y palestinos.

Funcionarios israelíes explicaron a Wennesland que el cierre de la zona de pesca de Gaza fue el último intento de una respuesta no militar al lanzamiento de cohetes, pero que a partir de ahora Israel usará la fuerza para contrarrestar los ataques, según el reporte.

Además, pidieron que se le dijera a Hamás que, desde el punto de vista de Israel, los entendimientos existentes para la calma en la frontera todavía están vigentes y que no se tolerará el continuo lanzamiento de cohetes.

Los funcionarios israelíes también enfatizaron que Israel no se permitirá ser arrastrado a ninguna disputa interna palestina en el contexto de un potencial aplazamiento de las elecciones palestinas que están programadas para el 22 de mayo, según el reporte.

El gabinete de seguridad de Israel se reunió el lunes por la tarde para discutir las medidas en respuesta a la escalada en el frente de Gaza y en Jerusalén Este.

El lunes temprano, Hamás reaccionó furiosamente al cierre total de la zona de pesca de Gaza por parte de Israel, diciendo que no aceptaría las restricciones y que la política tendría serias repercusiones.

“Israel soportará las consecuencias”, dijo Hamás, según el sitio de noticias Ynet. “El cierre de la Franja de Gaza a los pescadores es una flagrante violación de sus derechos y constituye una forma de agresión continua contra nuestro pueblo. La política agresiva de Israel hacia el pueblo palestino no quebrará su espíritu firme ni debilitará su puño ni limitará su determinación.

“No aceptaremos medidas restrictivas y presión sobre el pueblo palestino, e Israel soportará las consecuencias de su comportamiento agresivo”, dijo el grupo terrorista.

Las restricciones de la zona de pesca de Gaza ha variado en distintas ocasiones. Israel ha aumentado y reducido el límite en los últimos años en un intento por presionar a Hamás. La pesca es una fuente importante de ingresos para el enclave.

Fuentes de Hamás fueron citadas el lunes por el diario libanés Al-Akhbar, ampliamente considerado un portavoz del grupo terrorista Hezbolá, diciendo que a los mediadores de Egipto y la ONU se les había dicho que el grupo terrorista se opone a una tregua con Israel mientras continúen las políticas restrictivas israelíes en Jerusalén Este, y que la posible cancelación de las elecciones palestinas conduciría a una escalada de violencia en Jerusalén, Judea y Samaria y Gaza.

Se ha estimado en los últimos días que los palestinos probablemente aplazarán sus elecciones nacionales, citando la decisión de Israel de prohibir a los habitantes de Jerusalén Este votar donde residen.

Israel ve a Jerusalén Este como parte de su capital indivisa y prohíbe cualquier actividad de la Autoridad Palestina ahí, mientras que los palestinos quieren a Jerusalén Este como la capital de un Estado futuro.