CRISTIANOS ENTRE DOCENAS DE MASACRADOS EN MOZAMBIQUE; MILES HUYEN

0
145

Decenas de personas, incluidos cristianos, fueron asesinadas y miles se vieron obligadas a huir después de que cientos de militantes islamistas atacaron la ciudad de Palma, en el norte de Mozambique, dicen los trabajadores humanitarios.

Entre los muertos desde el 24 de marzo había siete personas cuando un convoy de autos fue emboscado en un intento de fuga de un hotel, agregó Omar Saranga, portavoz de las fuerzas de defensa y seguridad. Cientos de otras personas, tanto locales como extranjeras, han sido rescatadas del pueblo, junto a proyectos de gas natural por valor de $ 60 mil millones, agregó.

Según los informes, el grupo terrorista islamista Estado Islámico se jactó en el sitio de redes sociales Twitter y mató al menos a 55 personas, incluidos cristianos, soldados de Mozambique, ciudadanos estatales y «cruzados», a menudo una referencia a los creyentes cristianos y occidentales.

No quedó claro de inmediato por qué el Estado Islámico podía comunicarse a través de Twitter, que decía que prohibiría las «conductas de odio».

El grupo de ayuda cristiana Barnabas Fund dijo a BosNewsLife que “cualquier persona que se niegue a apoyar a los yihadistas y abrace sus creencias es atacada. Y su propiedad incendiada. Por tanto, los cristianos que se niegan a negar a Cristo se encuentran entre las víctimas «.

El número de muertos por el ataque del Estado Islámico aún podría aumentar, sugirieron los trabajadores humanitarios cristianos a Worthy News. “Un testigo dijo que la ciudad y las playas están sembradas de cuerpos“ con cabeza y sin cabeza ”, recordó Barnabas Fund.

MUCHOS RESCATADOS

El grupo señaló que «los yihadistas arrasaron la ciudad, atacando tiendas, bancos y un cuartel militar».

Entre los rescatados 1.400 personas a bordo de una embarcación que arribó al puerto de Pemba, a unos 250 kilómetros (155 millas) al sur de Palma, el domingo, agregó Barnabas Fund, citando informes locales.

Además, “cientos de personas más, incluidos niños, han huido a pie por el monte y ahora están llegando a Nemoto, a unos 50 kilómetros (30 millas) de Palma, en la frontera con Tanzania”.

En comentarios obtenidos y monitoreados por BosNewsLife, los sobrevivientes dijeron que los niños también estaban sufriendo. “Tenemos muchos niños aquí”, dijo un sobreviviente que llegó a Nemoto después de caminar tres días sin comida ni agua. «Muchos niños están muriendo en el monte … Se han capturado personas y otras han muerto».

Según los informes, el sobreviviente, que no fue identificado por preocupaciones de seguridad, dijo que no podía dar un número de los cientos de refugiados que se refugian en Nemoto porque «sigue aumentando».

Por otra parte, una mujer sudafricana, Meryl Knox, dijo a la agencia de noticias Reuters que su hijo Adrian Nel había muerto en esa emboscada. Su esposo y otro hijo se escondieron con su cuerpo en el monte hasta la mañana siguiente, cuando pudieron llegar a un lugar seguro en Pemba. También había muerto un contratista británico, informó el periódico británico Times.

INSURGENCIA ISLAMISTA

La provincia de Cabo Delgado, donde se encuentra la ciudad, ha sido el objetivo de una insurgencia islamista en curso vinculada al grupo Estado Islámico que mató a miles. “Se estima que más de 2.500 personas han muerto y 700.000 han sido desplazadas desde 2017. [En ese año] militantes islamistas comenzaron una campaña brutal para establecer un califato islamista en la provincia de Cabo Delgado”, explicó Barnabas Fund.

«La organización islamista militante Ahlu Sunnah Wa-Jama, conocida localmente como Al Shabaab, está vinculada al Estado Islámico y efectivamente ha ganado el control de un área de Cabo Delgado».

Barnabas Fund dijo que estaba proporcionando alimentos y suministros esenciales para los cristianos «desplazados por la larga campaña de violencia de los yihadistas en el norte de Mozambique».

En uno de los peores ataques del año pasado, militantes islamistas convirtieron un campo de fútbol de una aldea en un campo de ejecución.

Los militantes decapitaron a más de 50 personas en tres días de violencia allí.