CHINA SUFRIÓ TRES TORMENTAS DE POLVO CEGADORAS EN UN MES: UNA ‘SEÑAL BÍBLICA DEL DISGUSTO DE DIOS’

0
101

Hashem hará que la lluvia de tu tierra sea polvo, y la arena caerá sobre ti del cielo, hasta que seas aniquilado. Deuteronomio 28:24

Los cielos sobre Beijing se volvieron amarillos y la contaminación del aire se disparó a niveles severos cuando China sufrió sus peores tormentas de polvo en más de una década. La capital, Beijing, estuvo completamente envuelta en nubes tres veces en las últimas cinco semanas y la visibilidad se redujo a aproximadamente media milla. Una nube gigante de partículas de arena y polvo entró en la ciudad impulsada por los fuertes vientos del norte de China. Se espera que la tormenta actual, la peor de la serie, continúe en los próximos días, afectando el centro y este de China. Se cree que las condiciones extremas son la combinación de la contaminación del aire y el polvo de Mongolia, que está sufriendo una ola de calor y sequía, impulsada por vientos inusualmente fuertes.

Las tormentas de polvo redujeron la visibilidad, lo que provocó interrupciones en el transporte. Las condiciones de conducción peligrosas provocaron la congestión del tráfico y un aumento de los accidentes. Cientos de vuelos se retrasaron en los aeropuertos regionales.

El índice de calidad del aire en Beijing alcanzó un «peligroso» 999, lo que llevó a los funcionarios a ordenar a los niños, los ancianos y los enfermos que permanezcan en el interior y sugirió a todos los demás que detuvieran las actividades al aire libre no esenciales. Las tormentas no fueron tormentas de arena, sino que fueron, de hecho, tormentas de polvo que transportaban partículas mucho más pequeñas que viajan mucho más lejos, permanecen suspendidas por más tiempo y son más dañinas para los humanos. Las concentraciones de partículas PM2.5 nocivas, material particulado que mide 2.5 micrómetros de diámetro y que es lo suficientemente pequeño como para penetrar en los pulmones humanos y entrar en el torrente sanguíneo, también llegó a extremos. La exposición frecuente a PM2.5 y PM10 “gruesa”, que tiene 10 micrómetros de ancho y penetra profundamente en los pulmones, está relacionada con enfermedades cardiovasculares y respiratorias y cáncer de pulmón.

China ha intentado crear una «gran muralla verde» de árboles para bloquear su movimiento y varios otros esfuerzos ambientales. Li Shuo, director de políticas de Greenpeace China, publicó un tuit en el que denunciaba la terrible situación.

China es uno de los países más gravemente amenazados por las tormentas de polvo y arena y la desertificación, con alrededor de un millón de millas cuadradas de tierra desertificada que equivale aproximadamente al 27,9% de la masa terrestre del país. Los estudios apuntan a la causa como la deforestación y la erosión del suelo que son efectos indirectos del auge de la población de la nación.

La tormenta de polvo teñida de naranja y la desertificación se describen en la Biblia como signos del disgusto divino.

Los cielos sobre tu cabeza serán de cobre y la tierra debajo de ti de hierro. Hashem hará que la lluvia de tu tierra sea polvo, y la arena caerá sobre ti del cielo hasta que seas aniquilado. Deuteronomio 28: 23-24