EL FIN DEL MUNDO: PADRE ENCARCELADO POR REFERIRSE A SU HIJO TRANSGÉNERO COMO “HIJA”

0
663

Lo que vivimos hoy es el cumplimiento de la profecía de Jesús hace más 2,000 años! El dijo que este tiempo sería como los días de Sodoma y Gomorra.

Robert Hoogland, padre de familia en Surrey, Columbia Británica, fue encarcelado luego de entregarse a un tribunal de Canadá por desacatar una orden que le prohibía referirse a su hija, quien se identifica como “niño”, con los pronombres “ella/ella”, y decirle “hija”. 

En febrero del año 2019, la Corte Suprema de Columbia Británica emitió una autorización para que su hija, quien tiene 14 años de edad, fuera inyectada con testosterona (hormona masculina) sin contar con el permiso de sus padres.

La revista The Federalist explicó que “el tribunal también declaró que si alguno de sus padres se refería a ella usando pronombres femeninos o se dirigía a ella por su nombre de nacimiento, serían considerados culpables de violencia familiar”.

La historia

Cuando la hija de Hoogland estaba cursando el séptimo grado y tenía 13 años, las autoridades de su escuela le indicaron a la menor de edad que debía asistir a una consulta con el psicólogo Dr. Wallace Wong, quien le sugirió el consumo de hormonas de sexo cruzado.

Al respecto, Hoogland hizo referencia a un supuesto historial que explicaba que su hija padecía de problemas de salud mental, por lo que se rechazó a dar su consentimiento. 

Por su parte, funcionarios del Hospital Infantil de Columbia Británica tomaron la decisión de que debían suministrarle inyecciones de testosterona a la menor.

Hoogland también se opuso a las inyecciones de la hormona masculina, pero los doctores le explicaron que su voz no sería escuchada, ya que el consentimiento de su hija era suficiente para ellos. 

Posteriormente, Hoogland exigió una orden judicial para que no se realizara el procedimiento médico, a lo que Gregory Bowden, juez, emitió un fallo en febrero de 2019. 

Bowden dictaminó que la menor estaba en su “derecho exclusivo a dar su consentimiento para el tratamiento médico para la disforia de género“. null

También dijo que “intentar persuadir para que abandone el tratamiento por motivos de género; dirigirse por su nombre de nacimiento; referirse como una niña o con pronombres femeninos, ya sea a él directamente o a terceros; se considerará violencia familiar según la s. 38 de la Ley de derecho de familia”.

La respuesta de Robert Hoogland fue reaccionar en contra del gobierno canadiense: “el gobierno se ha apoderado de mis derechos de paternidad. Están usando a la niña como si fuera un conejillo de indias en un experimento… ¿El Hospital Infantil de Columbia Británica estará allí en cinco años cuando ella rechace su identidad masculina? No, no lo estará. No les importa. Quieren números”.

Violencia familiar

Durante 2019, Hoogland fue entrevistado por la revista The Federalist, en la que habló de su hija como una “niña”: “porque es una niña. Su ADN no cambiará a través de todos estos experimentos que hacen”.

Según The Federalist, luego de ello, la Corte Suprema de Columbia Británica condenó a Hoogland por el cargo de violencia familiar en el mes de abril de 2019. 

Por su parte, Francesca Marzari, jueza, llegó al límite de pedir su detención sin emitir una orden judicial, para que los oficiales de la policía realizaran su arresto si lo encontraban usando pronombres femeninos hacia su hija.

Sin embargo, para enero de 2020, el Tribunal de Apelación de Columbia Británica encontró que lo dicho por Hoogland no constituía violencia familiar. Además, el padre también perdió su recurso legal para impedir la aplicación de las inyecciones de testosterona. 

El Tribunal, por otro lado, le dijo a Robert Hoogland que debía hablar de su hija como si fuera un hombre, y que no podía dar declaraciones a medios de comunicación.

Desacato

Pese a ello, Hoogland infringió lo estipulado en el caso y en febrero de 2020 volvió a concederle una entrevista a The Federalist, en la que dijo: “tuve un niño perfectamente sano hace un año, y ese niño perfectamente sano ha sido alterado y destruido sin ninguna buena razón. Nunca podrá volver a ser una niña con el cuerpo sano que debería haber tenido. Ella siempre tendrá una voz más baja. Siempre tendrá que afeitarse debido al vello facial. Ella no podrá tener hijos”.

Asimismo, agregó: “a veces solo quiero gritar para que otros padres y personas… Intervengan, entiendan lo que está pasando. Hay una niña, y no solo la mía, sino que en mi caso, mi niña está arruinando su vida”.https://www.youtube.com/embed/Cz1vfOPb0n4?enablejsapi=1&autoplay=0&cc_load_policy=0&iv_load_policy=1&loop=0&modestbranding=1&fs=1&playsinline=0&controls=1&color=red&cc_lang_pref=&rel=0&autohide=2&theme=dark&Video: John southern

Aunado a ello, apareció en dos entrevistas con comentaristas canadienses en videos de YouTube. De estos, el primero fue eliminado de la plataforma, pero el segundo, con Laura-Lynn Thompson, política, en un principio no fue borrado por la negación de ella. 

Sin embargo, ante una segunda petición, el material fue retirado luego de que Thompson se resistiera y el juez Michael Tammen, de la Corte Suprema de Columbia Británica, colocara a dos oficiales de la policía en la puerta de su casa.

Al respecto, el diario Vancouver Sun dijo: “el juez advirtió al padre que si hay más violaciones de las prohibiciones y las órdenes judiciales, los abogados del adolescente podrían volver a la corte y buscar que lo citen por desacato y enfrentar serias consecuencias”.

Arresto de Hoogland

El 4 de marzo de este año, Tammen ordenó que Hoogland fuera arrestado por desacato a la justicia.

Previo a que el hombre se entregara a las autoridades, le comentó a The Post-Millennial que: “quizás salvar niños es un sueño… ¡Pero no lo creo! Mientras conducía, vi a niños paseando a sus perros, vi a niños jugando juntos, ¡y vi una generación que necesita a sus padres más que nunca!”.null

Robert Hoogland también creó una publicación en la página de recaudaciones GoFundMe, en la que denunció:

“¡La extrema izquierda emitió una orden de arresto el jueves 4 de marzo! ¡Me entregaré el 16 de marzo! ¡Estoy luchando contra la extrema izquierda basada en una defensa de desobediencia civil! Ahora estoy de regreso en la corte para un juicio penal de cinco días que durará al menos cinco días… Del 12 al 16 de abril. Ese juicio que podría llevarme a la cárcel por hasta cinco años por decir la verdad sobre el abuso infantil patrocinado por el estado. FYI… ¡No puedo compartir videos en este momento que se opongan a la esterilización de niños! ¡Por favor mire el video que finalmente pude publicar! ¡Soy el padre “canadiense” en este documental!”.