LA PUERTA DORADA O PUERTA ORIENTAL POR DONDE ENTRARA JESUS A JERUSALEN EN SU VENIDA

0
2968

LA PUERTA DORADA o PUERTA ORIENTAL

También conocida como Puerta de la Misericordia o de la Vida Eterna, se trata sin duda de la más interesante de las ocho puertas de Jerusalém. Es la única que permanece cerrada desde que en 1541 Solimán el Magnífico la mandase sellar para impedir el acceso al Mesías, que según la profecía debe entrar por ella el Día del Juicio Final. Para dificultar todavía más las cosas, en su exterior hizo emplazar un cementerio musulmán. La puerta dorada, forma parte de la muralla que rodea la zona antigua de la ciudad de Jerusalén y está situada en la zona este de la misma.

Desde que Salomón construyó el templo, siempre ha existido una puerta en esa zona. Era denominada la Puerta Oriental, y hacia ella estaba orientado el templo. Ésta es una puerta profética, relacionada con la segunda venida del Señor. Cuando el Mesías venga, Él pondrá Sus pies en el Monte de los Olivos, desde donde partió en su primera venida (Hechos 1:9-12).

Directamente frente al monte se encuentra la Puerta del Oriente, y el Mesías entrará por allí a Jerusalén. Luego que el Templo y Jerusalén fueron destruidas por los romanos en el año 70 d.C., la ciudad quedó desolada. Poco a poco fue ocupada por los vecinos árabes. Luego del nacimiento del islamismo en el siglo VII, los musulmanes construyeron en el Monte Moriah (donde antes estaba el Templo) la Mezquita de Al-Aksa, y el Domo de la Roca (en el sitio que se cree que está la roca sobre la cual Abraham iba a sacrificar a Isaac).

Desde los tiempos de Salomón, el recinto amurallado de Jerusalén ha sido destruido y reconstruido varias veces a lo largo de la historia, debido a las constantes guerras que han asolado esta región, pero siempre que ha habido muralla, ha existido una entrada en la zona oriental que daba al templo. De estas destrucciones y sucesivas construcciones de la muralla, desde los tiempos de Salomón, fue la emperatriz bizantina Eudoxia quien en el siglo V de nuestra era, embelleció Jerusalén y restauró su muralla, dándole forma también a la puerta Oriental.

No se conoce el diseño de la Puerta Oriental en tiempos de Jesús, pero en la actualidad tiene dos puertas (aunque selladas). Curiosamente, los musulmanes también reconocen que esta puerta está relacionada con el juicio final, y por ello les pusieron los siguientes nombres a las dos puertas: a una la llaman “la Puerta del Arrepentimiento”, y a la otra “la puerta de la misericordia”. Finalmente, el sultán turco Suleimán “el magnífico” en el año 1.542, fue el que selló la puerta dorada, al enterarse que la tradición judía señalaba que el Mesías entraría por esa puerta para liberar Jerusalén. No solo tapó la puerta, sino que colocó un amplio cementerio musulmán delante, porque sabía que los sacerdotes judíos tienen prohibido pasar por un cementerio, porque para ellos es inmundo. Sin embargo, queriendo impedir el cumplimiento de una profecía, lo que hizo en realidad, sin quererlo, es cumplir otra, la que figura en los primeros dos versículos de Ezequiel capítulo 44 que dice:“ Entonces me hizo volver por el camino de la puerta exterior del santuario que da hacia el oriente, y estaba cerrada. Y el Señor me dijo: Esta puerta estará cerrada; no se abrirá y nadie entrará por ella, porque el Señor, Dios de Israel, ha entrado por ella; por eso permanecerá cerrada”. Esta profecía se cumplió cuando Jesús hizo la entrada triunfal en Jerusalén.

Es ampliamente aceptado que el Señor entró por la zona oriental de Jerusalén, ya que según Lucas 19, venía de las aldeas de Betfagué y Betania, situadas cerca del monte de los olivos, por lo que la entrada natural era la que correspondía a la actual puerta dorada.

Lucas 19:28-40 Entrada triunfal en Jerusalén(Mt. 21.1-11; Mr. 11.1-11; Jn. 12.12-19)

28 Dicho esto, iba delante subiendo a Jerusalén.29 Y aconteció que llegando cerca de Betfagé y de Betania, al monte que se llama de los Olivos, envió dos de sus discípulos, 30 diciendo: Id a la aldea de enfrente, y al entrar en ella hallaréis un pollino atado, en el cual ningún hombre ha montado jamás; desatadlo, y traedlo.31 Y si alguien os preguntare: ¿Por qué lo desatáis? le responderéis así: Porque el Señor lo necesita. 32 Fueron los que habían sido enviados, y hallaron como les dijo.33 Y cuando desataban el pollino, sus dueños les dijeron: ¿Por qué desatáis el pollino? 34 Ellos dijeron: Porque el Señor lo necesita.35 Y lo trajeron a Jesús; y habiendo echado sus mantos sobre el pollino, subieron a Jesús encima. 36 Y a su paso tendían sus mantos por el camino. 37 Cuando llegaban ya cerca de la bajada del monte de los Olivos, toda la multitud de los discípulos, gozándose, comenzó a alabar a Dios a grandes voces por todas las maravillas que habían visto, 38 diciendo: !!Bendito el rey que viene en el nombre del Señor; paz en el cielo, y gloria en las alturas!39 Entonces algunos de los fariseos de entre la multitud le dijeron: Maestro, reprende a tus discípulos. 40 Él, respondiendo, les dijo: Os digo que si éstos callaran, las piedras clamarían.

En Jerusalén hay dos cementerios de importancia: Uno es el que está en el monte de los Olivos en frente de Jerusalén y otro es el cementerio musulmán que está en frente de la Puerta Dorada. Ambos cementerios son diferentes y tienen diferentes objetivos. El cementerio judío en el Monte de los Olivos, se hizo allí porque los judíos creen que ese será el lugar de la venida del mesías según Zacarías 14. Y según las creencias judías, quienes estén enterrados en ese monte serán los primeros en resucitar y entrar con el mesías en Jerusalén.


El cementerio musulmán frente la puerta dorada de Jerusalén, tiene un objetivo diferente. Su misión es impedir la entrada del Mesías Judío a la ciudad. Ellos saben que El Mesías es un ser santo y por ende, como esta prohibido en la ley de Moisés que los hombres santos vayan a sepulcros o lugares de muertos esto sería una dificultad para que el enviado del cielo entre. Esto según ellos impediría la entrada del Mesías en Jerusalén y su posterior reinado. Para impedir su entra en Jerusalén también sellaron la Puerta Dorada para que se le haga más difícil el ingreso a la santa ciudad.