Clínica abortiva de EE.UU admite que vendió partes del cuerpo de bebés abortados

Clínica abortiva de EE.UU admite que vendió partes del cuerpo de bebés abortados

El Centro para el Progreso Médico presentó pruebas y luego PP publicó un vídeo admitiendo que si vendieron partes de los cuerpos de los bebés abortados.

Órganos utilizables

En la investigación se descubrió que la clínica recibió $55 por cada órgano de un feto que todavía estuviera “utilizable”.

Mediante un vídeo, la propia administradora de Planned ParenthoodTram Nguyen, aseguró en un testimonio jurado que “seguiría adelante con los contratos con otras empresas para vender hígados por $1.600”.

La negación

En 2015, ejecutivos de PP negaron rotundamente vender partes de los cuerpos de los bebés abortados, haciendo que la declaración de Nguyen se mostrara contradictoria.

«Si bien la ley permite reembolsos de costos específicos al donar órganos fetales, esos reembolsos deben cumplir con pautas específicas», declaró Live Action, grupo pro-vida en respuesta a los nuevos testimonios.

«Planned Parenthood no hizo ninguna de estas cosas, sin embargo, recaudaron dinero cuando proporcionaron a StemExpress partes corporales comercializables”, agregó el grupo.

Dinero desviado

Al parecer, Planned Parenthood usó fondos de una iniciativa para ayudar por la pandemia, para asociarse con más compañías abortivas.

Allí se descubrió que ninguno de los fondos estaba destinado a organizaciones médicas que estuvieran trabajando contra el Covid-19 y realizando los test rápidos.

Debido a esto, la clínica deberá reembolsar todo el dinero gastado en el comercio de órganos, «Planned Parenthood debería reembolsar de inmediato al pueblo estadounidense el dinero que obtuvieron de merecer pequeños negocios y organizaciones sin fines de lucro», dijo el senador James Lankford.