Compartelo con Todos!

El papa Francisco condenó y calificó de hipócritas a aquellos que «hablan de paz y venden armas», desde Bari, en el sur de Italia.

«La guerra es contraria a la razón, es una locura y es un sin sentido al que no podemos resignarnos nunca», dijo el papa.

El pronunciamiento fue hecho durante su corto viaje de un día a esa ciudad de la región de Apulia para participar en el encuentro «El Mediterráneo, frontera de la paz»; organizado por la conferencia episcopal italiana con 59 obispos provenientes de 20 países.

En su discurso el papa se refirió al «gran pecado de la hipocresía»; reiteró su no a la guerra, «las divisiones y las desigualdades» que afectan esa región que definió como «El Mare Nostrum, el lugar físico y espiritual en el que se formó nuestra civilización, como resultado del encuentro de diferentes pueblos», comentó.

Al referirse a los focos de inestabilidad y guerra, tanto en Oriente Medio como África, el papa mencionó el conflicto entre Israel y los palestinos.

«Tampoco podemos olvidar el conflicto, aún sin resolver, entre israelíes y palestinos, con el peligro de soluciones no equitativas y, por lo tanto, amenazantes de nuevas crisis», advirtió.

«La guerra es una verdadera locura»

Francisco expresó su temor a los discursos de líderes populistas porque le recuerdan «los mensajes de odio de los años 30 del pasado siglo», refiriéndose al nazismo y al fascismo.

La guerra «es una verdadera locura, porque es irracional destruir casas, puentes, fábricas, hospitales, matar personas y aniquilar recursos en vez de construir relaciones humanas y económicas», recalcó.

El papa defendió una vez más a los migrantes, a los que «más sufren en el área del Mediterráneo, los que huyen de la guerra o dejan su tierra en busca de una vida humana digna», recordó.

No hay comentarios