Vientos de casi 200 k/h: Tifón Phanfone destruye Filipinas y deja al menos 16 muertos.

Decenas de miles de personas han sido forzadas a evacuar sus hogares ante la amenaza del temporal que ha golpeado el país con vientos de hasta 195 kilómetros por hora

El tifón Phanfone, que arrasó a su paso partes turísticas y aldeas aisladas de Filipinas durante la Navidad, ha dejado un saldo de por lo menos 16 personas muertas, según un informe publicado este jueves. Phanfone alcanzó vientos de hasta 195 kilómetros por hora, destruyó numerosas viviendas y derribó parte del cableado del servicio de electricidad, según han informado fuentes oficiales filipinas. 

Un informe de la agencia de respuesta a desastres naturales reportó que 13 personas murieron en la región de Bisayas Occidentales, al tiempo que un funcionario local dijo a AFP que otras tres personas habían perecido en el centro de Filipinas.

Las autoridades temen que haya más víctimas, ya que el tifón sigue golpeando el país, incluyendo importantes destinos turísticos como Boracay y Coron, famosos por sus playas de arenas blancas.

El aeropuerto de Kalibo, desde donde despegan los aviones con destino a Boracay, se encontraba el jueves severamente dañado por Phanfone, de acuerdo con turistas coreanos que estaban atrapados en el terminal aéreo sin poder viajar y que proporcionaron imágenes a AFP.

 «Las rutas están bloqueadas, aunque ya hay algunos esfuerzos para remover los escombros. La situación es bastante mala», dijo Jung Byung Joon mediante una comunicación vía Instagram. «Todo en un radio de 100 metros alrededor del aeropuerto está roto. 

Hay mucha gente frustrada en el aeropuerto porque muchos vuelos fueron cancelados», añadió. Aunque considerablemente menos grave, Phanfone siguió el mismo trayecto que el supertifón Haiyan, que en 2013 devastó el país y dejó un saldo de más de 7.300 personas muertas.

Phanfone «es como un hermano menor de Haiyan. Es menos destructivo, pero ha seguido un camino similar», dijo Cindy Ferrer, funcionaria de la oficina de atención a desastres en Bisayas Occidentales. Decenas de miles de personas han sido forzadas a evacuar sus hogares en plena Navidad. Sin embargo, las tareas de evacuación no pudieron ser seguidas conforme los planes ya que muchos aviones y ferris no pudieron funcionar.