Compartelo con Todos!

Extremistas musulmanes asesinaron a un evangelista para detener el avance de la Obra de Dios en la región, pero a raíz de este hecho, más cristianos han salido a predicar con más fuerza que antes.

Abraham, es el líder cristiano que murió por predicar el Evangelio en la ciudad de Worabe. En 2010, él y su esposa Birtukan fueron atacados por tres hombres musulmanes con barras de metal. La mujer tenía siete meses de embarazo, pero aun así trató de intervenir y salvar a su esposo.

Abraham murió y su esposa quedó gravemente herida. Cuando Birtukan se despertó en el hospital y se enteró que su esposo había partido con el Señor, alabó a Dios por la milagrosa supervivencia de su bebé. Clamó a Dios en medio de un gran dolor.

Fue entonces cuando la gerente regional de International Christian Concern la conoció y la ayudó comprando sus tres vacas. Cuando se enteró de que los cristianos de Occidente querían apoyarla, se sintió llena de gratitud

“¿Realmente escucharon los cristianos en Estados Unidos de mí? Ayer había clamado a Dios y le dije: ‘Señor, ¿me han olvidado? ¿Hay alguien que me ayude? Entonces un hombre de Dios de nuestro pueblo oró por mí y dijo: ‘Dios nunca te abandonará‘. Yo creía esa palabra, y hoy estás aquí con la ayuda que necesitaba”, dijo Birtukan al representante de la organización.

Conociendo el llamado bíblico a “defender la causa de la huérfana y la viuda“, la organización cristiana construyó una pequeña casa para ella y su hija; y la ayudó a dedicarse a la reproducción y extracción de leche de vacas, lo que se ha convertido en su fuente de ingresos.

Después de la muerte de Abraham, varios líderes cristianos en la ciudad fueron desafiados por su sacrificio y prometieron continuar su trabajo. Comenzaron a llevar el Evangelio a muchos más musulmanes que antes.

“La caída de un hermano hizo que se levantaran y corrieran al frente de la batalla“, dijo el presidente de la Preocupación Internacional, Jeff King.

“Este es el gran secreto de la Iglesia Perseguida. Ellos prosperan a pesar de su gran dolor, porque confían en la bondad de Dios, incluso cuando sufren mucho. Recuerdan que tienen una gran recompensa esperándolos al final de sus vidas, y que sus luchas actuales son ‘ligeras y momentáneas'”, dijo King. AcontecerCristiano.Net

No hay comentarios