Compartelo con Todos!

Hay tres veces más población en zonas costeras en riesgo de inundación de lo que se había proyectado, de acuerdo con un estudio publicado esta semana.

De los grandes casquetes de hielo, el de Groenlandia es el que se derrite más rápido: en promedio, ha perdido más de 275 gigatoneladas al año entre 2006 y 2017 (FOTO: Reuters/Ritzau Scanpix)
CNN
Cientos de millones de personas en todo el mundo están en riesgo de perder sus hogares porque ciudades completas quedarán bajo las aguas a lo largo de las próximas tres décadas, de acuerdo con los investigadores.

Los hallazgos, que se publicaron el martes, 29 de octubre, en la gaceta Nature Communications , son el resultado de los nuevos avances en la tecnología de modelos de elevación e indican que hay tres veces más personas en áreas costeras en riesgo de inundación de lo que se pensaba.

Se espera que el nivel mundial del mar aumentará entre 0.6 y 2.1 metros —posiblemente más— a lo largo del siglo XXI.

Para el 2050, la tierra que actualmente alberga a unos 300 millones de personas quedará debajo de la elevación promedio de las inundaciones costeras anuales, lo que significa que podría haber inundaciones graves al menos una vez al año. Para el 2100, la tierra en la que viven 200 millones de personas podría encontrarse permanentemente debajo de la línea de marea alta, así que estas zonas costeras serán prácticamente inhabitables.

“Los resultados indican que sí, muchas más personas de las que pensábamos están en terrenos vulnerables”, dijo Benjamin Strauss, uno de los autores del estudio y CEO de Climate Central, una organización no lucrativa. Strauss agregó que es necesario tomar medidas inmediatas en estas regiones afectadas para evitar la “catástrofe económica y humanitaria” inminente.

Ciudades costeras enteras podrían desaparecer si no hay defensas marinas suficientes. Según el estudio, alrededor del 70% de la población en riesgo de inundaciones anuales e inundaciones permanentes está en ocho países de Asia: China, Bangladesh, India, Vietnam, Indonesia, Tailandia, Filipinas y Japón.

Las ciudades bajas de China son particularmente vulnerables, según un comunicado de prensa de Climate Central: piensa en Shanghái, Tianjin y Hong Kong. Otras ciudades asiáticas en riesgo son la capital de Vietnam, Hanói; Daca, capital de Bangladesh, y Calculta, una ciudad en el este de India. La punta sur de Vietnam podría terminar completamente inundada, según las proyecciones de Climate Central.

Pero la cosa no se limita a Asia. Según Climate Central, en otros 19 países, entre ellos Brasil y Reino Unido, podría haber tierra que quede permanentemente debajo de la línea de marea alta para el 2100.

“Si nuestros hallazgos se confirman, las comunidades costeras de todo el mundo deberán prepararse para un futuro mucho más difícil de lo que se había anticipado”, se advierte en el estudio. “El trabajo más reciente indica que, incluso en Estados Unidos, el aumento del nivel del mar en este siglo podría inducir migraciones a gran escala de las zonas costeras protegidas y la redistribución de la densidad de población de todo el país pondrá gran presión sobre las tierras del interior”.

En esta emergencia climática, los glaciares y los casquetes de hielo se han derretido rápidamente, desde los Himalayas hasta la Antártida. En reportes anteriores se predijo que el nivel del mar podría aumentar hasta 0.9 metros, estimado que, de acuerdo con los investigadores de Climate Central, es demasiado conservador.

“Ya pasamos de un mundo en el que el nivel del mar era estable a uno en el que está aumentando y seguirá aumentando durante décadas y, de hecho, cientos de años”, dijo Strauss a CNN.

De los grandes casquetes de hielo, el de Groenlandia es el que se derrite más rápido: en promedio, ha perdido más de 275 gigatoneladas al año entre 2006 y 2017, según un informe trascendental que publicó en septiembre el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés). Sin embargo, el casquete de hielo de la Antártida, que es aún más grande, también se está derritiendo y la masa que perdió entre 2007 y 2016 fue tres veces mayor que la que perdió en la década anterior.

El aumento del nivel del mar se traduce en desastre para los habitantes de las zonas costeras, quienes terminarán desplazados a la fuerza. Islas enteras del Pacífico podrían quedar sumergidas, lo que desembocaría en oleadas de migración de refugiados por el cambio climático que tal vez no tengan a dónde ir. Las leyes internacionales no los protegen, así que los países industrializados no están obligados jurídicamente a concederles asilo.

El aumento en el nivel del mar contribuye a la elevación de las temperaturas mundiales y cambia la clase de cultivos que los agricultores pueden trabajar, lo que significa que millones de personas podrían enfrentar escasez de alimentos y agua potable, crisis sanitarias y la perturbación de la economía mundial.

No hay comentarios