Compartelo con Todos!

El narcotraficante mexicano «El Chapo» Guzmán fue sentenciado a 30 años de cadena perpetua en los Estados Unidos, mientras su madre sigue orando para que su hijo entregue su vida a Jesucristo.

Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, de 62 años, fue encontrado culpable de los diez cargos que tenía en su contra por un jurado de Nueva York.

Doña Consuelo, como es conocida por los vecinos, tiene una vida sencilla, lejos de los lujos que rodeaban a su hijo. Su casa está rodeada de recuerdos y una televisión antigua, que nunca utiliza.

En una entrevista realizada por Univision la madre de Joaquín reveló que después de ser bautizada en la Iglesia Apostólica en la Fe en Jesucristo, nunca desistió de orar por el cambio de su hijo.

«En vez de perder tiempo viendo TV, me dedico a estudiar la Biblia”, dijo la madre de El Chapo, que lee entre cuatro y cinco capítulos diariamente.

«Como madre, estoy siempre pidiendo por el bienestar de él y, como madre, estoy sintiendo lo que está pasando con él. Yo tengo un Dios que me ayuda y me
fortalece”.

El Chapo se convirtió en el traficante de drogas más buscado del mundo, acusado de enviar
toneladas de estupefacientes de América Latina a Estados Unidos, Europa y Asia. Con una fortuna estimada en 1.000 millones permaneció en el ranking de billonarios de la revista Forbes hasta 2013.

Oraciones a favor del Chapo

Cuando supo de la captura de su hijo, Doña Consuelo confesó: “Dios me está dando fuerza y ​​sé que Él está conmigo y con mis hijos”, afirmó.

“Yo confío que Dios me protege y tocará los corazones de las autoridades que lo arrestaron y un día reconocerán que ellos también tienen un Dios para perdonarlos”.

Cuando le preguntaron sobre un mensaje que quisiera dejar a su hijo, Consuelo dijo: «Que él, antes de que sea demasiado tarde, se entregue al Señor porque ya probó el mundo, ya supo lo que había en el mundo».

«Que ahora él busque a Dios para que sepa que Dios es el único que puede protegerlo y ayudar en todos los problemas”.

La madre de El Chapo dijo que está rodeada de hermanos en la fe. “Ellos están orando por él, en todas las iglesias, y sé que el Señor mueve todos los corazones. Dios moverá los corazones para que lo ayuden y luego sea liberado».

«Lo que es imposible para el hombre, es posible para Dios»

No hay comentarios