Compartelo con Todos!

Varios sacerdotes ortodoxos rusos, en honor al día de la sobriedad decidieron subir a un avión con la finalidad de regar agua bendita sobre una ciudad para «salvarlos» del alcoholismo y la lujuria.

En un vídeo compartido en redes sociales, se puede ver al arzobispo metropolitano de Tver Oblast junto a al padre Alexander Goryachev y otros dos clérigos abordando una avioneta, acompañados de un equipo de seguridad.

Los hombres religiosos reciben ayuda para verter el agua bendita en el Cáliz Inagotable; objeto que según ellos tiene el poder de «curar» a las personas que sufren de alcoholismo y drogadicción.

Para realizar la procesión, la actividad contó con 70 litros de agua sagrada, y el acompañamiento de una imagen representativa de Juan el Bautista.

Ya cuando la avioneta logró alcanzar los 300 metros, uno de los sacerdotes tomó el cáliz en sus manos; luego realizó una cruz en el aire con el mismo y vertió el agua sobre la ciudad.

«Cualquier enfermedad proviene de un virus y un virus es un demonio. Por lo tanto, cualquier enfermedad es principalmente una enfermedad espiritual», afirmó el padre Alexander a Tver News.

Los clérigos rechazaron cualquier escepticismo acerca del trabajo que se encontraban realizando.

Algunas reacciones han tachado esta acción como una broma, por lo cual el religioso ha hecho comentarios como: «¿Cuál es el chiste?, ¿Qué estamos tratando de ayudar a las personas a deshacerse de las enfermedades? Promovemos detener el consumo de alcohol, las drogas y la fornicación, ¿es esto ridículo?».

Ellos afirman que haciendo esto están ayudando a las personas a prevenir el consumo de alcohol, la fornicación y las drogas.

No hay comentarios