Compartelo con Todos!

El primer ministro Benjamin Netanyahu anunció el lunes que si es reelegido en las elecciones nacionales del martes, anexará Kiryat Arba y las secciones judías de Hebrón.

Netanyahu hizo la promesa en una entrevista con la Radio del Ejército de Israel. Es una promesa que va mucho más allá del voto que hizo durante su visita a la ciudad de Cisjordania el 5 de septiembre, cuando dijo que la ciudad en disputa “no estará desprovista de judíos. No será ‘judenrein'”.

El primer ministro habló en una ceremonia que marca 90 años desde la masacre de Hebrón en 1929, cuando 67 judíos fueron asesinados. Era la primera vez que un líder israelí daba un discurso público en Hebrón desde ese evento.

La visita de Netanyahu a Hebrón a principios de este mes avivó la ira entre los líderes palestinos.

“Hacemos responsable al gobierno israelí de la peligrosa escalada que tiene como objetivo arrastrar el área a una guerra religiosa que nadie puede soportar sus consecuencias”, dijo el portavoz de la Autoridad Palestina, Nabil Abu Rudeineh, a la agencia de noticias palestina WAFA.

Hebrón es un lugar sagrado para judíos, cristianos y musulmanes. La ciudad es el hogar de la Tumba de los Patriarcas, donde se cree que Abraham, sus hijos y sus esposas están enterrados.

Hebrón, que está a solo 18.6 millas de Jerusalén, solía ser un modelo de coexistencia entre judíos y musulmanes. Judíos y árabes vivieron uno al lado del otro a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Sin embargo, las tensiones se tensaron a medida que más judíos comenzaron a emigrar a la tierra.

Las tensiones llegaron a un punto crítico durante la masacre de Hebrón, lo que hace prácticamente imposible que los judíos vivan allí.

Con los años, un número creciente de judíos se ha establecido en Hebrón.

No hay comentarios