Compartelo con Todos!

La imagen destaca por su dureza, que el blanco y negro aún recrudece más. La historia detrás de la última foto que se ha convertido en viral muestra la cara más amarga de la leucemia y cómo cambia para siempre la vida de las familias en las que uno de los miembros la padece.

Eso es lo que ha ocurrido en un hogar de Pronceton, Texas, tal y como narra Kaitlin Burgue, madre de los dos niños que protagonizan la instántanea. A su hijo Beckett le diagnosticaron una leucemia linfobástica aguda cuando solo tenía dos años. Tras la devastadora noticia, su hermana mayor, de tan solo cinco años, se convirtió en su sombra. Le acompaña al baño y es su fiel escudera en sus peores momentos. 

«Cuando los veo juntos, me hace feliz pero al mismo tiempo me pone triste. Un niño de cuatro o cinco años debería estar jugando con sus amigos. Debería salir a hacer gimnasia, correr por el vecindario con los niños, jugar en el patio de recreo, nadar en la piscina, pero aquí está cuidando a su hermano», explicaba la madre a The Sun

La familia decidió no ocultar a la pequeña la grave enfermedad de su hermano, sin añadir más drama a una situación ya suficiemente dura para todos. «“Una cosa que no te dicen sobre el cáncer infantil es que afecta a toda la familia. Siempre se escucha sobre la lucha financiera y médica, pero con qué frecuencia se escucha sobre la luchas de las familias con otros niños? Para algunos, esto puede ser difícil de ver y leer.

Mis dos hijos, que se llevan solo 15 meses, pasaron de jugar en la escuela y en casa juntos a sentarse en una fría sala de hospital también juntos», explica en su cuenta de Facebook. 

No hay comentarios