Compartelo con Todos!

Narra las experiencias de varias víctimas que sufrieron ataques por parte de miembros del clero en Polonia.

Un nuevo documental sobre los casos de menores víctimas de agresión sexual por parte de religiosos católicos ha provocado una ola de reacciones en Polonia, con más de tres millones de visitas en Internet durante las primeras horas siguientes a su publicación.

“No se lo digas a nadie” es el título de esta polémica película documental de los hermanos Sekielski, donde se narra la experiencia de varias víctimas de abusos sexuales protagonizados por curas.

Entre las víctimas se recoge el testimonio de un hombre que recuerda cómo sufrió abusos a los 12 años por parte del sacerdote Franciszek Cybula, quien fue confesor del ex presidente polaco y líder histórico de Solidaridad, Lech Walesa.

Reacciones dispares

Las reacciones de la iglesia Católica han oscilado entre los que han pedido disculpas “por los errores cometidos”, como el cardenal primado de Polonia, Wojciech Polak, hasta quienes han evitado pronunciarse “por no haber visto el documental”, como el arzobispo de Gdansk, Slawoj Glod.

“Estoy hondamente conmovido por lo que vi en el film de Sekielski. Pido disculpas por cada uno de los errores cometidos por los miembros de la iglesia”, declaró Polak, mientras que el presidente de la Conferencia Episcopal Polaca, arzobispo Stanisław Gądecki, le agradeció al director por el film, y afirmó que, al menos en su experiencia, “las situaciones presentadas en el documental son consistentes con lo aprendido en numerosas conversaciones con las víctimas”.

“Estoy convencido que este film va a contribuir reforzar el protocolo para la protección de niños y jóvenes dentro de la Iglesia católica”, completó Gądecki.

Por su parte, el arzobispo de Cracovia, Marek Jedraszewski, calificó la película como una forma de “hacer política miserable en base a mentiras”.

Mientras, Lech Walesa aseguró este lunes desconocer los hechos sobre Cybula narrados en el documental y lamentó haber tenido “malos confesores”; a la vez, le pidió a la jerarquía católica que actúe con decisión para abordar el problema de los abusos sexuales en el seno de la Iglesia.

El líder del partido gobernante en Polonia, la fuerza conservadora-nacionalista Ley y Justicia, Jaroslaw Kaczynski, también ha reaccionado a este documental y aseguró que su formación prepara cambios en el código penal para endurecer las penas por abuso sexual a menores.

“Previsiblemente las penas aumentarán hasta los 30 años de prisión”, adelantó Kaczynski, quien lanzaba este anuncio en plena campaña electoral (las elecciones europeas tendrán lugar el próximo 26 de mayo).

Actualmente, el abuso sexual a menores de 15 años se castiga en Polonia con hasta 12 años de prisión.

El pasado octubre, otra controvertida película, “Kler” (“Clero”), abordó sin complejos los temas del abuso infantil, las relaciones de pareja, la corrupción, la codicia y el alcoholismo en el seno de la Iglesia católica polaca, hasta convertirse en el film con más espectadores en Polonia en lo que va de siglo.

No hay comentarios