70.000 familias damnificadas por graves inundaciones en Paraguay

La crecida excepcional del cauce del río Paraguay, que provocó ya el desplazamiento de 70.000 en Paraguay, continúa y amenaza ahora con alcanzar un nivel catastrófico en Asunción, la capital, advirtieron los servicios meteorológicos.

En Asunción, el río sube a un ritmo promedio de 4 a 5 centímetros diarios. Este domingo, su nivel alcanzó 7.54 metros, encontrándose ahora a solo 46 centímetros del nivel “catástrofe”, según los datos oficiales. El nivel del río podría llegar a los 9.10 metros en la primera quincena del mes de junio según la proyección hidrológica, pero se tiene la esperanza que el cauce baje debido al comportamiento del río Paraná, que en algunas zonas el agua está cerca de los 3 metros por debajo de nivel de alerta.

Este nivel “puede tener un impacto importante, sobre todo porque el número de habitantes en las zonas inundables ha aumentado en los últimos años”, dijo Nelson Perez, del Servicio de Hidrología y agregó que las infraestructuras hidráulicas de la capital no están adaptadas a circunstancias parecidas.

En este país sudamericano en dos días cayó la misma cantidad de agua que cae en un mes. Estas lluvias intensas “poco habituales para esta época del año, agravan las inundaciones”, según Eduardo Mingo, de la Dirección de Meteorología.

Según los datos oficiales, en Asunción, las inundaciones afectaron ya a 40.000 personas. En Pilar, ciudad situada al sur de la capital, 10.000 personas fueron ya desplazadas. El cauce hídrico presenta una altura de 8.80 metros y continúa la alerta amarilla en la zona. La crecida golpea fuertemente la economía de este distrito y comunidades aledañas.

El gobierno del presidente Mario Abdo movilizó a las fuerzas armadas para ayudar a las familias a desplazarse hacia los refugios. Pero centenares de familias prefieren permanecer en sus casas inundadas que ir a los refugios.

Para abastecerse en productos de primera necesidad, los habitantes de estos lugares han construido andamiajes para desplazarse de techo en techo entre las casas hasta la tierra firme. Otros esperan botes a motor o a remos para transportar víveres y muebles.

Mientras tanto, la Dirección de Meteorología, pronostica un lunes cálido con precipitaciones dispersas y ocasionalmente tormentas eléctricas. Las lluvias están previstas para toda la semana. El martes y el miércoles se concentrarían al este y el norte de la región oriental del país.