Compartelo con Todos!

Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos anunciaron el miércoles que participarán en el taller económico “Paz hacia la Prosperidad” que se realizará en Bahréin el próximo mes en cooperación con Estados Unidos.

El Ministerio de Relaciones Exteriores y Cooperación Internacional de los Emiratos Árabes Unidos dijo en una declaración que el taller “pretende sacar al pueblo palestino de la miseria y permitirle un futuro estable y próspero”.

“Los Emiratos Árabes Unidos reiteran su apoyo al establecimiento de un Estado palestino con Jerusalén oriental como su capital”, agrega el comunicado.

Mientras tanto, la agencia oficial de noticias de Arabia Saudita, SPA, confirmó la participación del ministro de Economía y Planificación saudí en el taller de Bahréin.

El martes, el ministro de Relaciones Exteriores de Bahréin, Jalid bin Ahmed Al Jalifa, destacó que la conferencia de paz “no tiene otro propósito que el de empoderar al pueblo palestino a través del desarrollo de sus capacidades y la mejora de sus recursos”.

Asimismo, reiteró el apoyo de su país a “un Estado palestino independiente con Jerusalén oriental como su capital”, luego de las críticas sobre la celebración de la conferencia de paz de Medio Oriente en su país.

La participación de los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita es un logro para la administración de Trump, que desea ver la mayor cantidad posible de países de la región en la conferencia que se celebrará del 25 al 26 de junio.

Sin embargo, el principal desafío de la administración sigue siendo convencer a estos países para que realmente inviertan grandes sumas de dinero en el ámbito palestino para promover proyectos económicos y de infraestructura.

La Autoridad Palestina ya ha anunciado que no participará en el evento, al igual que los principales líderes empresariales palestinos del sector privado que fueron invitados.

La Casa Blanca anunció el domingo que dará a conocer la primera fase de su tan esperado plan de paz en la conferencia en Manama, diciendo que se centrará en los beneficios económicos que podrían obtenerse si se resuelve el conflicto israelí-palestino.

El plan prevé inversiones a gran escala y obras de infraestructura, en gran parte financiadas por países árabes ricos, en los territorios palestinos.

La conferencia no incluirá los temas políticos centrales del conflicto: las fronteras finales, el estatuto de Jerusalén, el destino de los refugiados palestinos o las demandas de seguridad israelíes.

No hay comentarios