Compartelo con Todos!

La niña vivió días de mucha oración, intercediendo por los padres cuando fueron arrestados.

Una cristiana iraní preparó a su hija para el día que ella fuese presa o muerta por su fe. La mujer reveló a Compass que sabía que sería perseguido un día, debido a que Irán está en el 9º lugar entre los países que persiguen a los cristianos en el mundo.

Ella conversó con su hija cuando ella todavía estaba en la escuela primaria diciendo: “Cuando ellos vengan a llevar a papá y a mamá, no te preocupe. La Biblia dice que es normal ser perseguido como creyentes. Ellos nos llevarán a la cárcel, nos harán preguntas y nos alcanzarán. Entonces volveremos “, dijo la mujer cristiana que tuvo su identidad preservada.

Y realmente este día llegó, durante un invierno las autoridades iraníes fueron a la casa de la pareja, su hija ya tenía 12 años, y los llevaron presos. “Pensé en Lily (nombre ficticio de la joven), y en cómo ella sabría qué hacer cuando la hermana fuera a encontrarse con ella en la escuela para contar lo que había sucedido. Sé que ella oraría por nosotros y cuando ella tuviera miedo, oraría aún más”.

Ella llamaba a sus hijas cuatro veces por semana, pero luego las autoridades empezaron a presionarla para denunciar a otros cristianos y como ella no revelaba, impidieron que ella volviera a llamar a sus hijas.

“Un día yo estaba orando y sentí un viento caliente acariciando mis mejillas. Oí al Señor decir ‘Acepta’ “, reveló ella. Aquella sensación la hizo bailar en la celda y alabar al Señor y así se quedó hasta la mañana siguiente.

“Mi marido y Yo fuimos liberados un poco después y con lágrimas pude ver a mi hija nuevamente. Ella dijo que oró mucho por nosotros y pasar por esos momentos en oración, confiando en el Señor, fue una experiencia nueva para ella “, agregó la madre.
Al recordar el hecho, la pequeña Lily concuerda que durante ese período su fe creció mucho y su madre quedó satisfecha por haberla preparado para aquel momento.

No hay comentarios