Compartelo con Todos!

La Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York aprobó seis resoluciones anti-Israel, incluyendo dos que ignoran los lazos del pueblo judío con el Monte del Templo, en Jerusalén.

La principal resolución sobre Jerusalén, aprobada con 148 votos a favor, 11 en contra y 14 abstenciones, también negaba que Israel tiene la soberanía sobre Jerusalén, que declara ser su capital.

La otra resolución, que trataba del conflicto de Israel con los palestinos, trató del Monte del Templo – lugar más sagrado para los judíos – sólo por el nombre dado a él por los musulmanes: al-Haram al-Sharif [Noble Santuario].

Benjamin Netanyahu confirma presencia en posesión de Bolsonaro

Eduardo Bolsonaro confirma el cambio de la embajada a Jerusalén
Una tercera resolución determinaba que Israel se retirar de las colinas del Golán, que se encuentran en la frontera del Estado judío con Siria.

En total, fueron 20 resoluciones de la ONU contra Israel solamente en 2018. En la mayoría de ellas, Brasil votó a favor de los textos propuestos por países musulmanes. Los únicos países contrarios a ellos fueron Estados Unidos, Canadá y Australia.

Aunque el presidente – electo Jair Bolsonaro ha manifestado en repetidas ocasiones ser pro-Israel y prometió una mejora significativa en las relaciones bilaterales, el gobierno de Michel Temer mantiene la misma posición que se había celebrado por PT. La relación entre los dos países es sacudido desde 2010, cuando el ex presidente Lula determinó el reconocimiento de Palestina como una nación y se agravó en 2014, cuando Dilma Rousseff defendió Gaza y al año siguiente se negó la declaración del embajador israelí en Brasil .

En declaraciones al Jerusalem Post , Noa Furman, que forma parte de la delegación de Israel a la ONU, lo calificó como “vergonzosas” las resoluciones de la ONU contra su país. Ella dice que las más preocupantes son aquellas que ignoran los lazos históricos de religiosos de judíos y cristianos con el Monte del Templo.

“Esta omisión fue deliberada. “Está claro que una vez más se refuerza el rechazo palestino en reconocer la conexión histórica comprobada entre el judaísmo y el cristianismo con el Monte del Templo, y Jerusalén como un todo”, asegura. Para Furman, “La comunidad internacional debe dejar de participar en esta negación descarada de la historia. No podemos permitir estos intentos descarados de deslegitimar a Israel “.

Por su parte, el embajador de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en las Naciones Unidas, Riyad Mansour, agradeció a los Estados miembros de la ONU por su apoyo a la solución de dos Estados para el conflicto, resaltando que Jerusalén debería ser reconocida como capital del Estado palestino. El diplomático defiende que sólo cuando esto ocurra habrá “paz duradera” en la región.

No hay comentarios