Compartelo con Todos!

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, otorgó su discurso hoy en la Asamblea General anual de la ONU en Nueva York.

“Al-Quds (Jerusalén) no está a la venta y los derechos de los palestinos no se ponen a negociación”. Así fue como inició el presidente Mahmoud Abbas su intervención en la ONU, en la que arremetió contra EE.UU. e Israel alrededor más recientes hechos ocurridos alrededor del proceso de paz.

Abbas dijo que se deben de seguir manteniendo los esfuerzos para lograr la paz con Israel, una “ocupación colonial” que sigue oprimiendo a los palestinos por cinco décadas, dijo.

Abbas declaró que el Parlamento palestino le sugirió aprobar una decisión para que mientras Israel no reconozca a Palestina sobre las fronteras de 1967, la Autoridad Palestina abandonará el reconocimiento de Israel generado en Oslo, así como otros acuerdos con Jerusalén.

Abordando la Ley del Estado-nación del pueblo judío, Abbas aseguró que esta legislación niega el derecho de los palestinos en la región. “Esta ley llevará a la creación de un Estado racista y de apartheid, algo que invalida la solución de dos Estados”, dijo.

De acuerdo al mandatario, la legislación, que “cruzó todas las líneas rojas”, es el epicentro de la discriminación ejercida por Israel, no sólo contra los palestinos, sino también en contra de los árabes-israelíes.

Abbas acusó a la ley de ser un peligro y pidió a los miembros de la ONU a que la invalide y al declare nula, tal y como ocurrió con el régimen de apartheid en Sudáfrica.

“¿Dónde están las fronteras del Estado de Israel? Los reto a que me digan dónde están”, cuestionó Abbas a la Asamblea General, en sus críticas a la ley del Estado-nación.

Virando hacia su relación con el presidente Donald Trump, Abbas dijo que en un primer momento, su gobierno tenía esperanzas en su propuesta por la paz, pero que ahora ven con decepción lo ocurrido hasta ahora con eventos como el traslado de la embajada de EE.UU. a Jerusalén, el recorte de fondos a la UNRWA, o el cierre de la embajada de la OLP en Washington.

“La administración ha deshonrado sus compromisos previos y ha socavado la solución de los dos Estados. Es irónico que siga hablando del ‘Acuerdo del Siglo’. ¿Qué tienen para darle al pueblo palestino? ¿Únicamente cuestiones humanitarias?”, volvió a cuestionar Abbas.

El presidente palestino se quejó de que el Congreso de EE.UU. tilde de organización terrorista a la OLP, incluso pese a que este organismo sea reconocido oficialmente por Israel, una decisión que considera ilegítima.

Abbas dijo que reanudará su petición a Trump para que cancele sus últimas decisiones tomadas al respecto del conflicto para poder salvar el proceso de paz entre israelíes y palestinos, y además instó a Washington a que compruebe que la AP se ha negado a abordar negociaciones con Israel.

“No creemos en el terrorismo y en la violencia. Creemos en la paz. Aprovechamos todas las oportunidades para poder lograrla”, dijo.

La paz no estará garantizada en la región mientras no exista un Estado palestino con Jerusalén Oriental como su capital, no sólo en una pequeña parte de esta sección este de la ciudad, aseguró el mandatario. Solamente de esta forma, la coexistencia con el Estado judío será posible, dijo Abbas.

Abbas cuestionó a los países que abogan por la solución de los dos Estados, pero se niegan a reconocer a Palestina como Estado y solamente a Israel. “¿Hasta cuándo Israel seguirá operando con impunidad”, dijo, señalando que detrás tiene todo el apoyo de EE.UU. y que se ha negado a obedecer las resoluciones internacionales a lo largo de los años.

Negando cualquier uso de la violencia del lado palestino, aseguró que mientras que los palestinos utilizan medios diplomáticos para lograr sus fines, los “colonos” israelíes utilizan armas para lograr los suyos. “No sólo se debe de combatir el desarme nuclear, también el tradicional”, dijo.

En este momento, Abbas abordó el tema de la demolición de la aldea beduina de Khan Al-Ahmar por el gobierno de Israel, y que esto sólo destruirá la unidad geográfica de Cisjordania. En la misma línea, Abbas habló de una presunta decisión de la Corte Suprema de Israel para dividir a la Mezquita de Al-Aqsa “en tiempo y espacio”, que solamente ignorará a la voz de los palestinos, dijo.

“¿Cuál es el error? ¿Cuál es el crimen en que queramos establecer nuestro Estado palestino al lado de Israel”, volvió a cuestionarse.

Abbas aseguró que la AP ya no ve como el único mediador a EE.UU. para solucionar el conflicto, debido a lo que llamó un sesgo a favor de Israel, e instó a otras naciones para que se sumen al esfuerzo para el proceso de paz.

Alrededor del tema de Hamás y el tema de la reconciliación, Abbas acusó al grupo terrorista que gobierna la Franja de Gaza de no cumplir sus acuerdos.

El presidente criticó las medidas que se han tomado contra la UNRWA, así como los presuntos planes de EE.UU. para reducir el número de refugiados palestinos a nivel mundial establecidos por la ONU.

Para finalizar, Abbas expresó su honor y respeto a los terroristas palestinos, a los que llamó “mártires”, y cuestionó por qué al asesino de Itzjak Rabin, Yigal Amir, se le considera en algunos sectores israelíes como un “héroe”, mientras que todos los “mártires” palestinos son llamados criminales por parte de Israel.

No hay comentarios