Compartelo con Todos!

El subdirector de la Guardia Revolucionaria promete una respuesta aplastante, mientras que tanto el Estado Islámico como el grupo nacionalista árabe se atribuyen la responsabilidad del ataque del sábado que mató al menos a 29 personas.

El subjefe de la Guardia Revolucionaria de Irán advirtió el lunes a Israel y Estados Unidos que pueden esperar una respuesta “devastadora” de Irán, repitiendo acusaciones de su participación en el ataque del sábado a un desfile militar a pesar de los reclamos de responsabilidad del Estado Islámico y un grupo separatista árabe.

“Han visto nuestra venganza antes … Verán que nuestra respuesta será aplastante y devastadora y se arrepentirán de lo que han hecho“, dijo Hossein Salami en un discurso en la televisión estatal, informó Reuters.

Salami habló durante una transmisión en vivo antes de los funerales de algunos de los asesinados el sábado cuando hombres armados disfrazados de soldados atacaron un desfile militar anual que marcaba el aniversario del inicio de su guerra de 1980-1988 con el Iraq de Saddam Hussein.

El ataque vio disparos de armas de fuego contra una multitud de soldados del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria iraní marchando, transeúntes y funcionarios del gobierno que observaban desde un elevador cercano.

El ministro de Inteligencia Mahmoud Alavi anunció el arresto de una gran red de sospechosos, informó la agencia de noticias Mizan según Reuters.

Una agencia de noticias afiliada al grupo terrorista Estado Islámico lanzó un video el domingo que pretendía mostrar a los perpetradores de un ataque con disparos en un desfile militar en la ciudad iraní de Ahvaz que dejó al menos 29 personas muertas, incluyendo mujeres y niños, y decenas heridos más, algunos de ellos críticos.

El video, publicado por la agencia de noticias Amaq, muestra a tres hombres en un vehículo, aparentemente en camino a llevar a cabo el ataque.

“Nosotros somos musulmanes, ellos son herejes“, se puede oír a uno de los hombres decir en el video. “Los mataremos con un ataque de guerrilla, inshallah”.

En otro reclamo, Yaghub Hur Totsari, portavoz del Movimiento de Lucha Árabe para Liberar Ahvaz, dijo a Reuters que la organización paraguas de la Resistencia Nacional Ahvaz de los movimientos armados árabes anti-gubernamentales estaba detrás del ataque, pero no especificó qué grupo particular lo llevó a cabo.

Las autoridades iraníes culpan a varios objetivos diferentes, incluidos Israel, Estados Unidos y Arabia Saudita, enemigo del arco regional, mientras que dos grupos, el Estado Islámico y un grupo árabe antigubernamental, reivindicaron la responsabilidad.

Pero en las horas posteriores al ataque, medios estatales y funcionarios del gobierno parecieron llegar al consenso de que los separatistas árabes en la región eran los responsables.

Ahvaz se encuentra en Khuzestan, una provincia fronteriza con Irak que tiene una gran comunidad étnica árabe y ha visto violencia separatista en el pasado de la que Irán ha culpado a sus rivales regionales. Los separatistas, sin embargo, anteriormente solo realizaban ataques en oleoductos durante la noche o ataques de golpe y fuga.

Los separatistas acusan al gobierno de Irán, dominado por los persas, de discriminar a su minoría étnica árabe. Irán ha culpado a su archirrival de Medio Oriente, el reino sunita de Arabia Saudita, por financiar su actividad. Los medios estatales en Arabia Saudita no reconocieron el ataque de momento.

El líder supremo iraní ayatolá Ali Khamenei acusó a los estados del Golfo apoyados por Estados Unidos de estar detrás del ataque y dijo en un comunicado que “este crimen es una continuación de las tramas de los estados regionales que son títeres de los Estados Unidos“.

“Su objetivo es crear inseguridad en nuestro querido país“, agregó.

El ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, también culpó inmediatamente del ataque a los países de la región y sus “amos estadounidenses“, calificando a los hombres armados de “terroristas reclutados, entrenados, armados y pagados” por potencias extranjeras. El reclamo aumenta aún más las tensiones en el Medio Oriente, ya que el acuerdo nuclear de Teherán con las potencias mundiales está en peligro después de que el presidente Donald Trump retiró a Estados Unidos del acuerdo.

“Irán responderá rápida y decisivamente en defensa de las vidas iraníes“, escribió Zarif en Twitter.

Mientras tanto, el presidente iraní, Hassan Rouhani, ordenó a las fuerzas de seguridad del país que identifiquen a los responsables del ataque, según la agencia semioficial de noticias ISNA, y advirtió sobre una respuesta agresiva.

“La respuesta de la República Islámica de Irán a la menor amenaza será aplastante“, dijo Rouhani en su sitio web oficial. “Quienes brindan apoyo de inteligencia y propaganda a estos terroristas deben responder por ello“.

Previamente el sábado, un portavoz del ejército iraní culpó a Israel y Estados Unidos por el ataque.

El general de brigada Abolfazl Shekarchi dijo a la agencia de noticias estatal IRNA que los hombres armados que abrieron fuego en el desfile “no eran de Daesh [Estado Islámico] u otros grupos que combaten el sistema islámico iraní … sino que están vinculados con Estados Unidos y la agencia de inteligencia israelí Mossad“.

Shekarchi también afirmó que “los terroristas han recibido entrenamiento en dos países en el Golfo Pérsico“.

Shekarchi dijo que entre los muertos había una niña y un ex militar en silla de ruedas.

“De los cuatro terroristas, tres fueron enviados al infierno en la escena, mientras que el cuarto que había sido herido y arrestado fue al infierno momentos atrás debido a sus graves heridas“, dijo Shekarchi a la televisión estatal.

El vicegobernador de Juzestán, Ali-Hossein Hosseinzadeh, dijo a la agencia semioficial de noticias ISNA que “de ocho a nueve” soldados estaban entre los muertos, así como también un periodista.

La Guardia Revolucionaria es una fuerza paramilitar que solo responde al Líder Supremo Ayatollah Ali Khamenei. La Guardia también tiene vastas posesiones en la economía de Irán.

El portavoz de la Guardia, el general Ramazan Sharif, también dijo que un grupo separatista árabe financiado por el archirrival sunita Arabia Saudita llevó a cabo el ataque.

“Los que abrieron fuego contra los civiles y las fuerzas armadas tienen vínculos con el movimiento Ahvazi“, dijo el portavoz de la Guardia, Ramezan Sharif, a ISNA. “Son financiados por Arabia Saudita e intentaron ensombrecer a las fuerzas armadas iraníes“.

La televisión estatal describió inmediatamente a los atacantes como “pistoleros takfiri“, un término utilizado anteriormente para describir al grupo Estado Islámico. Irán se enfrentó a una sangrienta agresión el año pasado por parte del grupo Estado Islámico, y los separatistas árabes en la región han atacado oleoductos allí en el pasado.

La manifestación del sábado fue una de muchas en ciudades de todo Irán celebradas para conmemorar el aniversario del lanzamiento de la guerra con los ataques aéreos masivos de Iraq.

UN ATAQUE RARO

El ataque se produjo cuando filas de soldados de la Guardia Revolucionaria marcharon por el bulevar Quds (Jerusalén) de Ahvaz, que, como muchos otros lugares del país, vio un desfile anual que marcó el inicio de la larga guerra iraní de 1980 contra Iraq. Las imágenes capturadas por la televisión estatal mostraron que los periodistas y espectadores se voltean hacia los primeros disparos, luego las filas de manifestantes se rompieron cuando soldados y civiles buscaron refugio bajo un fuego prolongado.

“¡Oh Dios! ¡Corran! ¡Corran! ¡Corran! ¡Al suelo! ¡Al suelo!” gritó un hombre mientras una mujer huía con su bebé.

A continuación, los paramédicos atendieron a los heridos cuando los soldados, algunos ensangrentados con sus uniformes de gala, ayudaron a sus camaradas a llegar a las ambulancias.

“De repente nos dimos cuenta de que algunas personas armadas que vestían falsos uniformes militares comenzaron a atacar a los camaradas desde atrás [del escenario] y luego abrieron fuego contra mujeres y niños“, dijo un soldado herido no identificado a la televisión estatal. “Simplemente estaban disparando sin rumbo fijo y no tenían un objetivo específico“.

El ataque del sábado se produce después de un asalto coordinado del grupo Estado Islámico del 7 de junio de 2017 al parlamento y al santuario del ayatolá Ruhollah Jomeini en Teherán. Ese ataque fue en ese momento el único de los extremistas sunitas dentro del Irán chiita, que ha estado profundamente involucrado en las guerras en Irak y Siria, donde los militantes alguna vez tuvieron un vasto territorio.

Al menos 18 personas murieron y más de 50 resultaron heridas en el ataque de 2017 que vio a hombres armados con fusiles de asalto Kalashnikov y explosivos asaltar el complejo del parlamento donde se había iniciado una sesión legislativa, comenzando un asedio de una hora de duración. Mientras tanto, pistoleros y atacantes suicidas también atacaron el mausoleo de Khomeini en las afueras del sur de Teherán. Khomeini lideró la revolución islámica de 1979 que derrocó al sha con respaldo occidental para convertirse en el primer jeque supremo de Irán hasta su muerte en 1989.

En la última década, tales ataques han sido increíblemente raros. En 2009, más de 40 personas, entre ellas seis comandantes de la Guardia, murieron en un ataque suicida de extremistas suníes en la provincia de Sistan y Baluchistan, en Irán.

No hay comentarios