Compartelo con Todos!

Los casos detectados en Asia y, más recientemente en el este y centro de Europa, obligan a extremas las precauciones.

Los brotes de peste porcina africana (PPA) detectados en los últimos meses en diversos puntos de China, en áreas que se encuentran a más de mil kilómetros de distancia dentro del país, podría significar que esta mortífera enfermedad animal “puede propagarse a otros países asiáticos en cualquier momento”, según ha advertido la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Representantes de diez países asiáticos participaron del 5 al 8 de septiembre en Bangkok en una reunión de urgencia convocada por la FAO para diseñar una respuesta regional a los brotes de PPA en China.

La situación en Asia puede beneficiar momentáneamente a la producción de porcino de España (segundo exportador de este tipo de carne en la UE y cuarto mayor productor del mundo) pero el peligro de una crisis global preocupa seriamente al sector; más aún si se recuerda que la PPA se extiende desde hace cuatro años por el este y centro de Europa.

El ministerio español de Agricultura, Pesca y Alimentación ha elaborado este año un plan adaptado al nivel de riesgo ante la PPA. El pasado lunes el ministro Luis Planas anunció que España prohibirá la importación de jabalíes y derivados como medida preventiva.

No hay comentarios