Compartelo con Todos!

Indignación en Japón después de que un delfín, 46 pingüinos y cientos de peces fueron abandonados durante meses en un acuario abandonado.

Nunca son buenas noticias el fin de un parque acuático. Hace unas semanas se supo que el cierre de un acuario en Japón iba a suponer la lenta agonía de un delfín solitario y docenas de pingüinos. Ahora existe un vídeo capturado desde un dron.

El delfín, apodado Honey, fue capturado en 2005 cerca de Taiji, una ciudad portuaria que se ha hecho famosa por su caza anual de delfines y que apareció en el documental ganador del Oscar en 2009, The Cove.

De hecho, la práctica de muchos acuarios japoneses que compran delfines de Taiji fue duramente criticada tras el lanzamiento de la película. La caza consiste en llevar a cientos de delfines a una cala donde algunos se mantienen vivos y se envían a los parques acuáticos, mientras que otros son sacrificados por la carne.

A comienzos de este año, uno de estos acuarios, el Inubosaki Marine Park Aquarium de la ciudad de Choshi en la prefectura de Chiba, justo al este de Tokio, cerró las instalaciones citando una disminución en los visitantes después del terremoto de 2011 y la crisis nuclear.

Honey y 46 pingüinos, junto con cientos de peces y reptiles, permanecieron desde entonces en el acuario, y ahí siguen hasta el día de hoy. Si han sobrevivido es gracias a los ex trabajadores del parque, quienes han estado alimentando regularmente a los animales.

Sea como fuere, el vídeo capturado por un dron y obra de Dholphin Project busca concienciar sobre la triste situación de estos pobres animales. Observar a Honey flotando en un pequeño estanque de una instalación extrañamente vacía y abandonada da mucha lástima e indignación.

No hay comentarios