Compartelo con Todos!

Indonesia y Japón han sido los países más afectados por estos fuertes movimientos telúricos, que también se han registrado en EE.UU., Costa Rica, Perú y los archipiélagos de Vanuatu, Nueva Caledonia y Fiyi.

Desde el pasado 6 de agosto, el ‘Anillo de Fuego del Pacífico’, el área geográfica del planeta que abarca unos 40.000 kilómetros entre el este de América y el oeste de Asia, ha tenido una fuerte actividad sísmica, con sismos superiores a 6 de magnitud.

Según explicó a este medio Patricio Ramón, vulcanólogo del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional (IGEPN) de Ecuador, ese anillo, también conocido como ‘Cinturón de fuego del Pacífico’, es el área de la tierra “con la mayor actividad sísmica y volcánica”, donde se producen alrededor del 90 % de los movimientos telúricos del mundo.

La noche de este jueves 6 de septiembre, una cadena de fuertes sismos sacudió a varios países de Latinoamérica, en menos de una hora. El mayor de ellos se registró en Ecuador, con epicentro en la provincia de Chimborazo, con una magnitud de 6,5. Los otros tuvieron lugar en Panamá y Chile, de 5,6 y 5,8, respectivamente.

Devastación en Japón

Antes, el último devastador temblor de gran magnitud se registró la madrugada del mismo jueves en Japón, donde un sismo de 6,7 —según el Servicio Meteorológico de EE.UU. (USGS, por sus siglas en inglés)— azotó a la isla de Hokkaido. También se registraron otros de 5,3 y 5,4.

Los temblores dejaron un saldo de 9 personas muertas, 300 heridos y decenas de desaparecidos. Además, hubo daños a la planta nuclear de Tomari, casas derrumbadas, deslizamientos de tierra y grietas en las carreteras.

Indonesia la más afectada

Esta serie de fuertes sismos arrancó el pasado 5 de agosto, cuando un terremoto de 6,9 golpeó a la isla de Lombok, en Indonesia. El hecho dejó un saldo de 436 muertos.

Cuatro días después, en la misma isla indonesa, un sismo de 6,2, réplica del anterior, volvió a causar destrucción. A esto se le sumaron cuatro movimientos telúricos, de 6,9, 6,3, 5,9 y 5,5, registrados el día 19 de agosto.

El 28 de agosto, el país volvió a ser noticia por otro terremoto, esta vez de 6,2, registrado a 99 kilómetros de la ciudad de Kupang, en Timor Occidental.

Otros sismos mayores a 6,0 en el Pacífico

Pero Indonesia no es el único país afectado. El 12 de agosto, un sismo de magnitud 6,1 sacudió el norte de Alaska, en EE.UU. Ese mismo estado vivió, cuatro días después, otro sismo, de 6,6 que afectó al archipiélago de las Aleutianas; y hubo otro de 6,0 el día 25 del mismo mes, a 22 kilómetros de la isla de Amukta.

El 17 de agosto, un terremoto de 6,0 sacudió la costa pacífica de Costa Rica, cerca de la frontera con Panamá. El movimiento se percibió en La Unión, Cartago, Turrialba, Orotina, Tilarán, San Pedro de Barva y Pococí, entre otros.

Dos días después, el USGS registró un terremoto de 8,2 en el océano Pacífico, al noreste de la isla Ndoi, en Fiyi. Cerca de este país insular, se registró otro movimiento de 7,8 este 6 de septiembre.

El archipiélago de las islas de Vanuatu se vio sacudido por un sismo de 6,5, registrado el 21 de agosto. Dos días después, un temblor de 6,2 remeció a Oregón, en el noroeste de EE.UU.

El 24 de agosto, Perú, que también está en el ‘Anillo de Fuego del Pacífico’, experimentó un sismo de 7,1 de magnitud, registrado a 248 kilómetros al noroeste de la ciudad de Puerto Maldonado.

Mientras que el día 29 del mismo mes, otro sismo, también de 7,1 tuvo lugar cerca de las costas de Nueva Caledonia, uno de los archipiélagos de Oceanía que forman parte de los territorios ultramarinos de Francia.

Los sismos no se pueden predecir

El Ecu911, institución que atiende las emergencias en Ecuador, país que también está en el ‘Cinturón de fuego del Pacífico’, recuerda que los sismos “no se pueden predecir” y da una serie de recomendaciones para que la gente esté preparada ante estos fenómenos naturales.

No hay comentarios