Compartelo con Todos!

Los astronautas no estuvieron en peligro en ningún momento, según la NASA.

Los astronautas de la Estación Espacial Internacional (ISS por sus siglas en inglés) se despertaron ayer con la noticia de que la nave, que orbita la tierra a unos 400 kilómetros de altura, presentaba una fuga de aire. Tras localizarla, en una de las naves Soyuz acopladas a la estación, la repararon con ayuda del personal de tierra de la NASA y Roscosmos, la agencia espacial rusa.

Según informó ayer la agencia espacial americana en un comunicado, “la tripulación no estuvo en peligro en ningún momento” y “todos los sistemas de la estación están estables”. Por el momento se desconoce cómo se ha originado la fuga.

La fuga fue detectada el pasado miércoles sobre las 23 horas UTC (hora universal coordinada; 01.00 del jueves en hora peninsular) por los controladores de vuelo de la ISS de Houston (Estados Unidos) y Moscú (Rusia). Los astronautas se encontraban ya durmiendo y, ya que la velocidad de escape del aire era muy reducida, los controladores valoraron que era mejor no perturbar su sueño. Así pues, dejaron que se despertasen a la hora habitual el jueves.

Ayer, los astronautas rastrearon el origen de la fuga hasta dar con un agujero de unos dos milímetros en la nave rusa Soyuz MS-09, acoplada a uno de los módulos rusos de la estación. La Soyuz MS-09 lleva unida a la ISS desde junio de este año, cuando transportó a la estación a los astronautas Sergey Prokopyev (Roscosmos), Alexander Gerst (Agencia Espacial Europea) y Serena M. Auñón-Chancellor (NASA), de la Expedición 56.

Como medida temporal, los astronautas taparon el orificio con cinta adhesiva Kapton, utilizada habitualmente en naves espaciales porque resiste tanto bajas como altas temperaturas. Mientras el personal de tierra debatía cómo solucionar el problema a largo plazo, se liberó aire de la nave de aprovisionamiento Progress 70, también acoplada a la estación, para garantizar una presión adecuada.

Finalmente, Sergey Prokopyev, el comandante de la Soyuz MS-09, selló el agujero aplicando resina epoxi con una gasa, lo que ha detenido la fuga. Los controladores de vuelo siguen monitorizando la presión dentro de la ISS. Aunque ayer los astronautas se tomaron el resto del día libre, está previsto que hoy continúen con su horario de trabajo tal y como estaba planificado.

Roscosmos ha convocado una comisión para investigar la causa de la fuga. Dmitry Rogozin, director general de la agencia espacial rusa, ha afirmado que la culpa la podría tener el impacto de un micrometeoroide, según recoge el diario Sputnik News.

No hay comentarios