Compartelo con Todos!

La Armada de Rusia está desplegando la escuadra más potente en el mar Mediterráneo desde que el país euroasiático se involucró en el conflicto de Siria por petición de Damasco.

Dicha agrupación incluye 10 buques y dos submarinos, informa el medio ruso Izvestia, citando al Ministerio de Defensa de Rusia. La escuadra incluye barcos de la Flota del Norte, del Báltico y del mar Negro, así como de la Flotilla del Caspio.

ntre ellos están el crucero lanzamisiles Mariscal Ustinov, la fragata antisubmarina Severomorsk, la nave de patrulla Pitlivi, la fragata Almirante Grigorovich, las naves de patrulla Almirante Essen y Almirante Makarov y los buques portamisiles Grad Sviyazhsk, Veliki Ustiug, Vishni Volochek.

Los submarinos que acompañan a estos buques son los diésel-eléctricos Veliki Novgorod y Kolpino. Se prevé que próximamente se unan a la escuadra varios buques más, señala el medio.

Ocho de las naves que ya están presentes son portadoras de los misiles de crucero Kalibr, mientras que el crucero Mariscal Ustinov dispone del potente sistema de misiles antibuque Vulkan. La escuadra recibirá el suministro del buque de abastecimiento de combustible Ivan Bubnov de la Flota del Mar Negro.

La situación es similar a la ocurrida en 2013, cuando EEUU declaró estar dispuesto a iniciar una operación militar contra el Gobierno de Bashar Asad por un supuesto uso de armas químicas en Guta Oriental.

En aquella ocasión, Rusia reforzó su escuadra en el Mediterráneo y alejó a los buques estadounidenses de las costas de Siria. Según explica el portavoz del Parlamento sirio, Nadzhi Gabid, los buques están en el país levantino con el permiso oficial del Gobierno sirio y su presencia se ajusta al derecho internacional.

“La presencia rusa es importante para no permitir que los países occidentales pongan trabas a la finalización más rápida de la guerra. Las fuerzas rusas son el garante de la estabilidad en la región y no dejan que se desate una gran guerra regional”, destacó Gabid.

Por su parte, el analista militar ruso Dmitri Boltenkov considera que la agrupación de los buques de la Armada de Rusia en la región está relacionada con la inminente ofensiva en la provincia de Idlib contra grupos armados ilegales.
“Precisamente por ello se desplegaron en el Mediterráneo ocho portadores de misiles Kalibr. Estos sistemas son efectivos contra objetivos costeros, así que pueden ser un potente apoyo al Ejército sirio en su operación terrestre”, explicó.

Otra posible explicación a la presencia de una escuadra tan imponente es la concentración de las Fuerzas Marítimas de EEUU en el contexto de las declaraciones provocadoras sobre un supuesto ataque químico que estaría preparando el Ejército de Siria, opina el politólogo Roland Bidzhamov.

Según cuenta Bidzhamov, una provocación semejante es muy real y no es la primera vez que se repite la situación. Así, el politólogo destaca que “cada vez que hay bases para que se establezca la paz en Siria, los estadounidenses intentan destruirlas”.

“No hay lugar a dudas de que el despliegue de nuestra escuadra es un factor aleccionador. Solo así puede interpretarse, y probablemente eso parará a los estadounidenses”, concluyó.

La Armada de Rusia participa activamente en la operación militar en Siria y la composición de la escuadra cambia con regularidad de forma rotatoria. Una de las principales funciones de la Armada es el transporte por vía marítima de armamento, municiones, combustibles y materiales lubricantes, así como los demás cargamentos necesarios para llevar a cabo una operación militar.
Los buques de guerra rusos lanzaron en varias ocasiones misiles de crucero Kalibr-NK y Kalibr-PL contra las instalaciones militares y económicas de especial importancia para los yihadistas en Siria.

No hay comentarios