Compartelo con Todos!

El sur y centro del continente, principales zonas afectadas debido al inicio temprano de la temporada de transmisión por la picadura de mosquitos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha avisado del aumento “drástico” del número de infecciones por el virus del Nilo Occidental en Europa, en concreto, en el sur y centro del continente. La subida en comparación con los cuatros años anteriores se debe al inicio temprano de la temporada de transmisión, que se concentra entre los meses de julio y octubre.

Durante este 2018 se han reportado un total de 401 infecciones en países europeos, incluyendo 22 muertes, según datos del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades. Los países más afectados son Serbia (126 casos), Italia (123), Grecia (75), Hungría (39) y Rumania (31), tal y como recoge Europa Press.

Esta enfermedad, que por norma general se encuentra en África, Europa, el Oriente Medio, América del Norte y Asia occidente, puede causar una enfermedad mortal del sistema nervioso. Sin embargo, casi en el 80% de los casos, las personas infectadas no presentan ningún tipo de síntoma.

El virus se mantiene en la naturaleza mediante un ciclo en el que se incluye la transmisión entre aves y mosquitos. Estos pueden infectar a los seres humanos y otros mamíferos, como los caballos. En la actualidad, no hay vacunas para las personas, pero sí para la afección equina.

La picadura de un mosquito infectado por el virus se multiplica una vez dentro del organismo y puede causar la enfermedad. Además, se transmite también por el contacto con otros animales infectados o con su sangre u otros tejidos. Por ahora, no se ha reportado ningún caso de transmisión de persona a persona, ni al personal sanitario cuando se toman las precauciones ordinarias.

“La temporada de este año se ha caracterizado por altas temperaturas y períodos de lluvias prolongados, seguidos de un clima seco. Dichas condiciones climáticas han propiciado la reproducción y propagación del mosquito que transmite el virus”, advierte en un comunicado la Oficina Regional para Europa de la OMS.

No hay comentarios