Compartelo con Todos!

Los gases de efecto invernadero podrían estar alterando los vientos de mayor altitud que soplan hacia el este, según un estudio de «Nature Communications»

Los periodos de calor y de lluvia se han vuelto más extremos en el hemisferio norte debido a que el calentamiento global hace que los patrones del clima permanezcan más tiempo en el mismo lugar, según ha constatado una investigación en diversos estudios.

Así, los científicos señalan que muchas partes del hemisferio norte han experimentado «calor de cocción» este verano, con incendios forestales desde California hasta Grecia. Además, las temperaturas han superado los 30 grados Celsius (el equivalente a 86 grados Fahrenheit y 26 grados centígrados) incluso en el Círculo Polar Ártico, en el norte de Europa.

Además, los científicos que han realizado este estudio han indicado que existía el riesgo «extremo» en Norte América, Europa y diferentes partes de Asia, debido a que las emisiones de gases de efecto invernadero creadas por el hombre podrían estar alterando los vientos de mayor altitud que soplan hacia el este en «ondas planetarias».

«El tiempo del verano puede volverse más persistente: con periodos cálidos y secos más prolongados, incluso con periodos lluviosos más prolongados», ha indicado el autor principal del estudio del Instituto de Investigación de Impacto Climático de Postdam (PIK, por sus siglas en inglés) y la Vrije Universiteit Amsterdam, Dim Coumou.

«Ambos pueden conducir a extremos», como el calor, la sequía, los incendios forestales o las inundaciones, ha indicado Coumou, en referencia a los hallazgos publicados en la revista ‘Nature Communications’, basados en una revisión de la información científica existente.

Según los científicos, este estancamiento de los patrones climáticos podría amenazar la producción de alimentos. «Las persistentes condiciones de calor y sequía en Europa Occidental, Rusia y diferentes partes de Estados Unidos amenazan los cultivos de cereales», indican.

No hay comentarios