Compartelo con Todos!

El comisario de la Policía local aseguró que el hecho fue “probablemente el peor” que había visto en sus 20 años de carrera.

Un hombre golpeó y apuñaló a muerte a su hijo de poco más de un año en el patio de un complejo residencial en la ciudad estadounidense de Lewisville (Texas) a pesar de un intento de dos vecinos de detener el brutal ataque, informa Fox News.

De acuerdo con un testigo, el padre gritó “Jesús viene” antes de atacar a su hijo y llamó a todos los vecinos que lo vieran.

Uno de los vecinos de la residencia Oak Forest Apartements escuchó los gritos y disparó tres veces contra el hombre. Una de las balas le dio en la pierna. Una mujer, por su parte, arrojó un cubo de basura al hombre en un intento desesperado por poner fin al ataque, según agrega el medio.

A pesar de esto, el niño de 16 meses murió en el hospital. El padre fue arrestado y llevado a un hospital por la herida de bala. El vecino que disparó su arma no enfrentará cargos criminales, de acuerdo con las autoridades.

El capitán de la Policía de Lewisville, Jesse Hunter, sostuvo que el hecho fue “probablemente el peor” que había visto en sus 20 años de carrera en el servicio de seguridad pública.

No está claro qué provocó el ataque. La madre del niño estaba trabajando cuando ocurrió. La familia no tenía antecedentes con la Policía o los Servicios de Protección Infantil. Los cargos contra el padre no han sido anunciados, según Fox News.

 

No hay comentarios