Compartelo con Todos!

Solo se tiene conocimiento de la existencia de 30 especímenes de celacanto, y la mayoría de ellos se encuentran en un lugar junto al cual la compañía Eni lleva a cabo prospecciones petrolíferas.

El celencato, un auténtico fósil viviente de los océanos, está amenazado por la expansión de las áreas de exploración petrolera, advierten expertos en medioambiente. El periódico The Guardian recogió las opiniones de dos de ellos que explican los motivos de preocupación en torno al futuro de esta especie que sobrevivió a los dinosaurios.

A principios del siglo XX, los científicos que estudiaban los restos fósiles del celacanto creían que se trataba una fauna marina extinta del período Cretácico. Sin embargo, en 1938 un pesquero trajo al puerto de New London, situado en la actual Sudáfrica, el primer espécimen vivo de este gigantesco pez.

Posteriormente, se dieron otros casos esporádicos en las islas Comoras, Tanzania e Indonesia, donde fueron capturados algunos ejemplares, pero la única colonia confirmada fue vista cerca de las costas sudafricanas, en un cañón submarino. Es muy reducida y ahora los medioambientalistas tratan de protegerla.

Uno de ellos, el gerente del grupo Wildlands Conservation Trust Andrew Venter, señala que dicha colonia está a 40 kilómetros del límite norte del área de exploración de la petrolera italiana Eni. La perforación está actualmente a 200 kilómetros de su hábitat, pero los campos petrolíferos se extienden rápidamente.

“El derrame de petróleo de Deepwater Horizon en el Golfo de México en 2010 diezmó las poblaciones de peces”, recordó Venter en declaraciones al periódico británico. Y advirtió que, si se produjera un derrame de crudo en esa zona al este de Sudáfrica, “es muy probable que pueda exterminar a los celacantos“.

El ictiólogo Mike Bruton compartió esta preocupación porque los peces, dijo, son criaturas “sensibles a las perturbaciones ambientales”.

“Cualquier cosa que interfiera con su capacidad de absorber oxígeno, como la contaminación con petróleo, amenazaría su supervivencia”, alertó. Precisó también que un peligro especial proviene de los trabajos de la petrolera en el bloque ER236, que es el más próximo al cañón donde se encuentran los celacantos.

“El riesgo debe ser evaluado meticulosamente antes de que el proyecto comercial haya ido demasiado lejos y sea demasiado tarde”, defendió el experto.

Actualmente, se conocen únicamente 30 especímenes de este pez relicto en todo el mundo, la mayoría de los cuales han sido registrados cerca de las costas de Sudáfrica.

No hay comentarios