Compartelo con Todos!

Otro conductor cayó con su vehículo, pero se salvó de milagro: «Oí un estruendo y volé hacia abajo»

Es difícil asomarse a la muerte más de cerca. El conductor de un camión de reparto se quedó a escasos metros de precipitarse al vacío tras el repentino derrumbe del puente Morandi de Génova, que ha causado la muerte a decenas de personas este martes. Por suerte para él, pudo frenar a tiempo a pesar de la lluvia intensa que caía en ese momento.

«El conductor está bien, pero está en estado de shock», explica Giovanni D’Alessandro, gerente de la cadena local de supermercados Basko, cuyos productos distribuía el afortunado camionero. Tras llevarse el susto de su vida, fue rescatado y se le hicieron los controles médicos pertinentes, según D’Alessandro. Además, ha sido interrogado por los investigadores del suceso y luego ha pedido que se le deje tranquilo, porque aún no se ve con fuerzas para contar cómo vivió ese instante en que estuvo a punto de caer al vacío.

El gerente de Basko explica, en declaraciones que recoge «Il Sole 24 ore»: «Ese es un tramo de carretera que nuestras furgonetas recorren todos los días, es un puente muy transitado y por eso no viajamos a alta velocidad. Quizás esta es también la razón por la cual el conductor ha tenido tiempo de parar».

Este hombre es empleado de Damonte Trasporti, que lleva tres décadas distribuyendo los pedidos de la cadena de supermercados genovesa. «Estamos en contacto con los propietarios de Damoonte y nos hemos asegurado de que el conductor está bien», señala D’Alessandro. En este sentido, dado que en esa zona de la ciudad hay diversos puntos de venta, se está realizando un recuento para cerciorarse de que todos los camioneros de reparto están a salvo y no se hayan visto implicados en la catástrofe del viaducto.

«Solo sé que es un milagro»

Pero no ha sido este el único camionero que ha vuelto a nacer este martes. La web del «Corriere della Sera» recoge el testimonio de un conductor que se precipitó con su camión al vacío y sufrió solo una luxación de hombro y algunas magulladuras. Afirma que escuchó un estruendo y «voló hacia abajo». «No recuerdo mucho, solo sé que es un milagro», afirma este superviviente.

Otro que se vio al borde de perder la vida en el accidente fue Davide Capello, portero del Legino, un modesto equipo de fútbol. «Sólo he visto la carretera venirse abajo y luego he experimentado un pánico enorme», ha señalado en declaraciones recogidas por Sky TG24. «Estoy vivo de milagro», afirma. «Logré salir del automóvil. Ni siquiera sé cómo el coche no quedó aplastado. Para ayudarme, llegaron las personas que estaban allí en ese momento y luego el rescate. Era una escena de película, parecía el apocalipsis», afirma.

No hay comentarios