Compartelo con Todos!

Los investigadores advierten que el aumento de la temperatura al mismo tiempo incrementará la frecuencia de anomalías climáticas como fuertes lluvias semanales y períodos de sequía.

Los últimos cuatro años han sido los más cálidos jamás experimentados desde que se llevan registros meteorológicos y, de acuerdo con un nuevo pronóstico científico, los próximos cinco probablemente también serán “anómalos”, incluso más allá de lo que el aumento constante del calentamiento global produciría por sí solo.

De acuerdo con el estudio, publicado en la revista Nature Communications, esta tendencia podría suponer otro año cálido récord entre 2018 y 2022, incluso más cálido que el 2016 (hasta ahora el más caluroso de la historia de la meteorología), así como un gran calentamiento de las aguas de los océanos, un fenómenos que ya ha desencadenado recientemente la extinción de los arrecifes de coral en los trópicos.

En lugar de utilizar técnicas tradicionales de simulación climática, Florian Sévellec, de la Universidad de Bretaña Sur (Francia) y Sybren S. Drijfhout, de la Universidad de Southampton (Reino Unido), han desarrollado un método estadístico para buscar a través de simulaciones de condiciones climáticas en los siglos XX y XXI y detectar situaciones comparables con la actualidad.

En particular, el calor anómalo pronosticado para los próximos años se debe a una baja probabilidad de eventos climáticos fríos intensos, afirman los científicos.

Los investigadores también han advertido que el aumento de la temperatura al mismo tiempo incrementará la frecuencia de anomalías climáticas como fuertes lluvias semanales o períodos inexplicables de sequía. Se espera que la situación se normalice después de 2022, aunque el agua en los océanos todavía podría sobrecalentarse durante un largo tiempo.

No hay comentarios